8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 3 de noviembre de 2016, 13:19

Kenia ataca a la ONU y su "vergonzosa" investigación de la violencia en Yuba

Naciones Unidas, 3 nov (EFE).- Kenia arremetió hoy contra la ONU y calificó de "vergonzosa" e "injusta" la investigación de la organización sobre el brote de violencia del pasado julio en Yuba, que llevó al cese del comandante de los "cascos azules" desplegados en el país, un militar keniano.

En respuesta, el Gobierno de Nairobi anunció este miércoles la retirada de sus fuerzas de la misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur y el fin de sus esfuerzos diplomáticos en el proceso de paz de ese país.

Hoy, su embajador ante la ONU, Macharia Kamau, explicó y defendió esa decisión, argumentando que la investigación tenía un "resultado ordenado de antemano" y buscaba responsabilizar únicamente al comandante keniano, Johnson Mogoa Kimani Ondieki.

Kamau consideró la investigación "vergonzosa", "injusta" y un "ejercicio destinado a buscar un cabeza de turco" y acusó a Naciones Unidas de "ignorar" años de compromiso de su país con el proceso de paz en Sudán del Sur.

Para Kenia, resulta inaceptable que se señale directamente a un individuo cuando hubo "claros fallos sistémicos" en la forma en la que se respondió a la crisis del pasado julio.

En ese sentido, recordó que Ondieki llevaba únicamente tres semanas en el cargo cuando estalló la violencia y denunció que se ha utilizado como fuentes para la investigación a otros individuos en la cadena de mando que tenían razones para tratar de protegerse a sí mismos y culpar a otra persona.

Además, el embajador keniano acusó al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, de haberse dejado influir por miembros del Consejo de Seguridad para llevar a cabo esta investigación y sugirió que los problemas pueden estar en los escalafones más altos del departamento encargado de las operaciones de paz de la organización.

Mientras tanto, Naciones Unidas defendió el cese del comandante de la misión por las decisiones que tomó sobre el terreno y rechazó varias de las acusaciones de Kenia, garantizando que la investigación no tenía conclusiones de antemano y que se consultó con el país antes de hacer públicos sus resultados.

La destitución de Ondieki, además, es "un primer paso" y podría haber más medidas próximamente, según dijo a los periodistas el portavoz de Ban, Stéphane Dujarric.

La investigación sobre la crisis en Yuba, capital de Sudán del Sur, llevada a cabo por un equipo independiente puesto en marcha por la ONU, concluyó que la respuesta de los "cascos azules" a la violencia fue "ineficaz" como consecuencia de una falta de liderazgo, de preparación y de coordinación.

"La falta de liderazgo por parte de personal clave de la misión culminó en una respuesta caótica e ineficaz de la violencia", señala el texto, hecho público el pasado martes.

A principios de julio Yuba fue escenario de una oleada de combates entre facciones leales al presidente sursudanés, Salva Kiir, y su entonces vicepresidente y oponente político, Riek Machar, un conflicto que en cuestión de días dejó decenas de muertos y provocó el desplazamiento forzoso de miles de personas.

Kenia tiene actualmente 1.229 militares desplegados en Sudán del Sur y, además, es uno de los países que lidera las negociaciones de paz en el país.