27 de julio
Jueves
Despejado
17°
33°
Viernes
Despejado
19°
31°
Sábado
Despejado
19°
32°
Domingo
Despejado
18°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Edición Impresa
sábado 25 de abril de 2009, 00:00

Karai Norte: Un triple triunfo, de la mano de Marcelo Martinessi

Arribeño del Nort
e" es más bien el subsuelo de Karai Norte», dijo Carlos Villagra Marsal en una de las presentaciones del filme, además de considerar que con este corto de Marcelo Martinessi se confirma el "triunfo del guaraní".

Pero no queda ahí el triunfo. Con Karai Norte también se da un triunfo del cine paraguayo, tan incipiente pero prometedor, ya que no es poca cosa haber sido seleccionado para la Berlinale y conseguido el premio al Mejor Cortometraje Iberoamericano en el Festival de Cine de Guadalajara (el más importante para nuestra región). Y también es el triunfo de la literatura paraguaya. Ya era hora que la riqueza de nuestras historias empiecen a ser llevadas al cine.

Igualmente, Martinessi confirma que la calidad no viene sola. El realizador está formado en su campo, lo cual es fundamental para fundar un camino propio, cimentado por un conocimiento y no por la improvisación o la mala copia. El resto está dado por la excelente obra literaria, un talento especial para narrar y un equipo de calidad.

En cuanto a la buena historia, Martinessi tuvo el acierto principal de haber elegido el cuento de Villagra Marsal. "Arribeño del Norte" es una joya de nuestra literatura y un plato servido para su transposición al cine, ya que el cuento tiene una narración de por sí ya tan cinematográfica, como se puede ejemplificar en los siguientes fragmentos:

"Él le había pedido algo de comer, y ahora estaban allí, inmóviles en el insoportable reverbero, el hombre un poco lejano todavía, alto y cansado en su ruano, y la vieja mujer como sin motivo, temerosa y enjuta, con el ruedo del vestido arrastrándose por la polvareda quemante, mientras el Norte se liaba y desenliaba en sus cuerpos y en la mata de los árboles..."

"La cuchara y el peine subían y bajaban, bajaban y subían, pausadamente pero sin tregua, con movimientos que parecieron concertados: el hombre empujó su plato vacío en el mismo instante en el que la vieja empezaba a trenzarse de nuevo el pelo grisáceo."

Los sentidos se exaltan y hasta se puede sentir silbar ese viento Norte que recorre la acción y tanto significado contiene. Además, la pobreza y la desolación se sienten a flor de piel.

Con respecto al triunfo del guaraní. Sí, es cierto. Tanto Hamaca paraguaya como Karai Norte colocan nuestro idioma nativo donde debe estar: en la expresión de nuestra idiosincrasia y de nuestro ser paraguayo.

En el caso del corto de Martinessi, de antemano Villagra Marsal ya facilitó su traducción, porque sus diálogos se caracterizan por estar pensados en guaraní. De esa manera, la traducción seguramente se hizo más cómoda y fluida.

Es cierto que el cuento se la hizo fácil al realizador por su trama y su narración bien visual, pero también es cierto que una buena obra literaria puede acabar destruida en las manos incorrectas. No es el caso de Marcelo Martinessi. Con los ajustes que toda adaptación requiere, el realizador ha logrado capturar las sensaciones que la lectura del cuento produce (con una sola excepción, descrita más adelante).

Asimismo, este cortometraje tiene una calidad técnica precisa. El trabajo de fotografía, sonido y dirección de arte es tan delicado que Karai Norte logra dar esa sensación de filme antiguo. Tanto, que en algunas secuencias pareciera que estamos ante uno de los mejores clásicos westerns. La banda sonora se destaca: el viento Norte es el protagonista omnipresente, y en el filme se siente y permanece con uno.

Otro acierto son los protagonistas. De Arturo Fleitas se reconoce su calidad interpretativa. El personaje está bien creado y, gracias a una excelente labor del vestuario y maquillaje, tiene la envoltura necesaria para una interpretación correcta.

Pero la que más llama la atención es, sin dudas, Lidia Vda. de Cuevas. ¡Qué elección más adecuada! No solamente su semblante, su físico, sino también su voz. La cadencia y la fuerza de su hablar representan tan fielmente a nuestro ser y le dan el toque necesario para que la historia conmueva más.

Además, su piel, sus manos y pies, así como su mirada límpida y anhelante, logran un efecto devastadoramente emotivo en el espectador. Por supuesto que la fotografía estupenda logró extraer esa belleza que exuda esta mujer, pero la Sra. Vda. de Cuevas tiene una expresión inigualable, aunque su humildad la obliga a declarar que ella está consciente de su capacidad limitada (como expresó al público en la sesión de estreno de Karai Norte en el Centro Cultural Español "Juan de Salazar").

Claro está que la obra de base (o subsuelo) de Karai Norte sufrió sus modificaciones. Algunas bien acertadas para exaltar la rabia del arribeño. Solamente el final no llegó a rematar con la intensidad necesaria del último párrafo del cuento:

"Pero los gritos se elevaron sin respuesta para siempre, mientras al paso del ruano que ya era como zaino tapado, el arribeño se sumergía poco a poco en la noche creciente, como si los gritos y el hombre y su caballo no fueran más que viento Norte o sueño."

De todas maneras, Karai Norte es un relato contundente, realizado con una calidad técnica destacable. Representa un triple triunfo: para el idioma, la literatura y la creación cinematográfica. Igualmente, queda como fomento para los realizadores que están surgiendo y, por supuesto, también un llamado de atención para la creación de una ley de cine, tan necesaria para el crecimiento de nuestra identidad audiovisual.

Fue estrenado en Asunción el corto que está basado en un cuento de Carlos Villagra Marsal, Mejor Cortometraje Iberoamericano, en el Festival de Cine de Guadalajara 2009.

Cine

Rebeca González Garcete

Comentarista de cine

rebecagonzalezg@gmail.com

Karai Norte

Paraguay, 2009. Rodado en 16 mm, blanco y negro, proyección en 35 mm.

Blanco y negro

Dirección: Marcelo Martinessi.

Guión: Marcelo Martinessi, basado en el cuento "Arribeño del Norte", de Carlos Villagra Marsal.

Reparto: Lidia Vda. de Cuevas, Arturo Fleitas.

Fotografía: Luis Arteaga.

Dirección de Arte: Carlo Spatuzza.

Duración: 20 minutos.