jueves 24 de julio
Cotización del DÓLAR
G 4350
compra
G 4450
venta
DÓLAR
G 4350
compra
G 4450
venta
PESO AR
G 340
compra
G 390
venta
REAL
G 1840
compra
G 1910
venta
PESO UY
G 160
compra
G 250
venta
EURO
G 5900
compra
G 6100
venta
YEN
G 35
compra
G 44
venta
clima
13º C
Muy nublado
Edición Impresa
Arte y Espectáculos
sábado 5 de enero de 2008, 00:00

Kamba Kua se viste de gala para agasajar a San Baltasar

La comunidad afroparaguaya presenta esta noche, desde las 21, la 17ª edición de su festival. En el club 6 de Enero, ofrecerá música y la danza de 80 bailarines, para el culto al protector de los kamba.

0
Imprimir Agrandar Achicar
Por Roberto Gómez Palacios
rogomez@uhora.com.py
Tres meses de preparación convierten a la comunidad afro paraguaya, situada en el límite entre San Lorenzo y Fernando de la Mora, en el centro de las actividades preparadas para agasajar a San Baltasar, el rey mago que protege a los kamba.
La fiesta arranca a las 21 y el costo de la entrada es G. 10.000 hasta el mediodía y G. 15.000 en horas de la noche. La cita es en el club 6 de Enero (Cruzada de la Amistad casi Mariscal López), donde los niños hasta los 12 años ingresan de forma gratuita.
Los ensayos para la 17ª edición ininterrumpida de la Fiesta de Kamba Kua comenzaron en octubre, de lunes a viernes, con el ballet de 80 bailarines y bailarinas, que hoy muestran sus coreografías en un escenario de 12 x 12 metros.
"Vamos a presentar un cuadro muy especial para recordar a nuestros ancestros. También queremos destacar en esa coreografía la mezcla de la cultura afro con el folclore paraguayo. Bailamos polcas de Mauricio Cardozo Ocampo e Hipólito Sánchez Quell, entre ellas Kamba Kua y San Baltasar, bailadas con movimientos negros", comenta Lázaro Medina, líder de la comunidad.
Este año, los artistas convocados para subir al escenario son Ricardo Flecha, el Grupo Renacer, de Villarrica; el requintista Juan Cancio Barreto, el Trío Ñasaindy, Carlitos Vera, Yoryi Torales y Los Paraguayos, el Ballet Vivencias de Zeballos Cué, el grupo de danza Kyre?y, Miguelito Narváez y Roser Díaz.
A las 23.30 está programada la entrada en escena del cuerpo de ballet de Kamba Kua, al que seguirán, más tarde, Martín González y Andrea González, Catalino Argüello, Noemí Oviedo, Lilian Romero, Quemil Yambay y Los Alfonsinos, el Grupo Galilea, el requintista José Martínez y su grupo, Sergio Méndez y Clarita Martínez.
En el lugar hay servicio de comidas típicas y vigilancia de los efectivos de la Policía Nacional y de seguridad privada.
COMUNIDAD AFRO. Kamba Kua es el nombre que recibe la comunidad descendiente de africanos que hoy habita parte del territorio paraguayo. Está constituida por unas 300 familias que componen alrededor de 2.500 personas.
"Lo que nosotros queremos, a través de esta actividad, es recuperar lo que habíamos perdido de la tradición africana, como la procesión del santo patrono, que este año será lo más tradicional de nuestros ancestros", agrega Medina.
En años anteriores, la entrada de los bailarines y bailarinas kamba al festival era similar a una procesión folclórica paraguaya, con la imagen de San Baltasar rodeada de antorchas de fuego.
En esta oportunidad, la diferencia está en que la imagen hace tres paradas, como los estacioneros, y en cada una se muestran danzas rituales, hasta llegar al escenario.
Los primeros miembros de Kamba Kua llegaron a Paraguay desde el Uruguay, cuando su máximo prócer, José G. Artigas, pidió asilo en el país.
Los africanos pisaron el continente americano en calidad de esclavos y muchos de ellos se afincaron en Montevideo desde 1743.
A BAILAR PARA PAGAR LAS PROMESAS



El culto al mago negro San Baltasar se difundió en tiempo del Virreinato del Río de la Plata, después de que los descendientes africanos dejaran de practicar sus religiones y se convirtieran a la religión católica.
El 6 de enero se eligió como el día del santo y su celebración cruzó las fronteras.
Los descendientes afro paraguayos encuentran en esta fiesta la mejor forma de rendir homenaje al santo y de pagar las promesas por los favores recibidos.
Antes, la obligación era bailar todo el día y divertir a través de las danzas rituales, en las que los blancos no pueden participar, sino solo observar. La tradición indica que en los rituales se cumplen funciones únicas como el bailarín, bailarina y tamborero, aunque en los últimos tiempos ya no se encasilla tanto en esos roles a los nuevos integrantes de la familia kamba del Paraguay.
0 Comentarios