4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
domingo 31 de julio de 2016, 01:00

Jueza de Ejecución denunció

“Disertábamos en el desierto”, así se expresó la jueza de Ejecución Ana María Llanes al señalar que con las ex ministras de Justicia Sheila Abed y Carla Bacigalupo era imposible trabajar. Recordó que desde mucho tiempo “vive denunciando” la existencia de las celdas vip, pero las ex secretarias de Estado hicieron caso omiso a las notas enviadas por la magistrada, aseguró.

“Nuestras denuncias se presentaban por escrito y en eso quedaba todo. Con ninguna se pudo trabajar bien. Nunca accedieron a reunirse con nosotros”, acusó Llanes.

La magistrada refiere que siempre denunció la discriminación que existía en la penitenciaría de Tacumbú al conocerse que un sector de los internos gozaba de todos los privilegios.

Sin embargo, reveló que ningún juez de ejecución pudo ingresar a las celdas de los privilegiados. “Nosotros nunca tuvimos acceso, era imposible entrar ahí porque evitaban siempre que ingresemos. Luis Barreto (ex director) siempre decía que no se puede y no había justificación”, comentó la jueza.

“Nosotros sabemos que los internos duermen en el piso a pesar de haber forma de proveer a todos colchones, frazadas. Siempre hubo inacción de las autoridades. No se resuelve nada respecto al problema de la superpoblación”, manifestó la jueza.

Remarcó que cualquier construcción que hubo fue a base de colaboración, pero no se debió de proceder de esa forma porque la cárcel no es ninguna institución de beneficencia, criticó.

INVERSIÓN. El 21 por ciento de las tasas judiciales se destina al Ministerio de Justicia para la construcción y mantenimiento de las cárceles, según los datos. La jueza señaló que las penitenciarías no deberían solicitar colaboración a otras instancias.

Por su parte, la jueza Lourdes Scura se refirió a los aportes de Jarvis Chimenes Pavão a Tacumbú y dijo que legalmente no es reprochable, pero socialmente lo es.

Sin embargo, consideró que es una vieja práctica ligada en el sistema y que sigue generando vicios.