4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 6 de agosto de 2016, 01:00

Juez rechaza reabrir la denuncia del fiscal Nisman contra Cristina

EFE

BUENOS AIRES - ARGENTINA

Un juez argentino rechazó ayer reabrir la denuncia que el fiscal Alberto Nisman presentó en 2015, días antes de ser hallado muerto, contra la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner, a quien acusaba de encubrir a los sospechosos iraníes del ataque a una mutual judía que dejó 85 muertos en 1994.

El 2 de agosto, la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) pidió desarchivar la acusación planteada por Nisman y que además la entidad fuera aceptada como querellante, al considerar que la sociedad tiene derecho a que se investigue una denuncia que consideraron fue desechada de forma prematura.

En su resolución, según fuentes judiciales, el magistrado Daniel Rafecas, que ya en 2015 decidió archivar la acusación por inexistencia de delito, algo que fue confirmado por 2 tribunales de apelación, sostuvo que las cuestiones que la DAIA presentó en su escrito revelan una ausencia de reales elementos de prueba que permitan reabrir la causa. Nisman, procurador encargado de la investigación del atentado contra la mutual AMIA, que sigue impune, creía que un acuerdo suscrito entre Argentina e Irán en 2013 y que el Gobierno había asegurado serviría para avanzar en el esclarecimiento del ataque, era en realidad para lo contrario.

El fiscal, quien apareció con un disparo en la cabeza 4 días después de presentar la acusación contra Fernández y otros altos cargos, creía que con el pacto se pretendía encubrir a los sospechosos del atentado, entre los que se encuentran el ex presidente iraní Alí Akbar Rafsanjani, a cambio de impulsar el intercambio comercial de granos argentinos por petróleo de Irán. Ese polémico acuerdo fue ratificado por el Parlamento con los votos de la entonces mayoría kirchnerista, aunque el documento nunca fue ratificado en Irán tras su firma.