26 de junio
Lunes
Mayormente nublado
20°
28°
Martes
Mayormente despejado
20°
28°
Miércoles
Mayormente nublado
17°
27°
Jueves
Nublado
16°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 5 de febrero de 2017, 15:02

Juez intentará retomar el caso de "La Línea", que tiene preso a Pérez Molina

Guatemala, 5 feb (EFE).- El juez Miguel Ángel Gálvez intentará mañana retomar la audiencia del caso de defraudación aduanera "La Línea", que tiene en prisión preventiva al expresidente Otto Pérez Molina y a la exvicepresidenta Roxana Baldetti, ambos acusados de liderar la trama que estafó millones de dólares.

Gálvez, titular del Juzgado B de Mayor Riesgo, programó para las 9.00 hora local (15.00 GTM) esta audiencia de etapa intermedia, en la que deberá decidir si el expresidente y la exvicepresidenta, junto a una treintena de personas más, deben ir a juicio.

Esta vista estaba prevista para el pasado lunes, pero la inasistencia de Baldetti, que estaba en otra audiencia de otro caso de corrupción, obligó a Gálvez a posponerla.

Pérez Molina fue capturado en septiembre de 2015 tras perder su inmunidad y renunciar al alto cargo el día 2 de ese mes, y está acusado en este caso de los delitos de defraudación aduanera, asociación ilícita y cohecho pasivo.

Los mismos delitos se le imputan a la exvicepresidenta Baldetti, quien fue detenida en agosto de 2015.

Ambos, según el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicicg), eran los cabecillas de esa estructura criminal, en la que está implicada una treintena de personas más, entre exfuncionarios, empresarios y particulares, quienes están también en prisión preventiva.

En esta audiencia conocida como "etapa intermedia", el juez deberá valorar si las pruebas presentadas por los entes de investigación son suficientes para enviar o no a un juicio oral y público a los acusados.

Uno de los principales testigos de este caso es el ex secretario privado de Baldetti, Juan Carlos Monzón, quien en la primera etapa del proceso relató al juez Gálvez cómo la estructura realizaba la defraudación aduanera.

Según su testimonio, Pérez Molina y Baldetti, conocidos en la trama como el 1 y la 2, recibían el 50 % de los sobornos que conseguían los miembros de la red en las aduanas para dejar ingresar furgones con productos.

Los dos negaron en reiteradas ocasiones los hechos que se les imputan y aseguraron que se trata de una persecución política.

Además de "La Línea", Pérez Molina y Baldetti están acusados en otros casos de corrupción denominados como "Cooptación del Estado", "TCQ" (Terminal de Contenedores Quetzal) y "La Cooperacha", con los que se habrían beneficiado de millonarias cantidades de dinero entre 2012 y 2015.