22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 19 de abril de 2017, 13:03

José de Cora trae a Nueva York una historia tan real como inverosímil

Nueva York, 19 abr (EFE).- El escritor español José de Cora ha traído a Nueva York su novela "El estornudo de la mariposa", que cuenta el papel de un matrimonio español durante la II Guerra Mundial tan histórico y real como inverosímil.

La novela se centra en las actividades de Juan Pujol, un barcelonés que termina trabajando para los servicios de información del III Reich, mintiendo a más no poder, y que a la larga llega a jugar un papel clave en la inteligencia británica.

"Es un personaje de extremos en todos los sentidos", dijo De Cora en una entrevista con Efe horas después de haber presentado en el Instituto Cervantes de Nueva York su obra, publicada a fines del año pasado en España y que ahora llega a esta ciudad.

Pujol y su entonces esposa, Araceli González, una gallega de una buena familia, estuvieron tocando las puertas del servicio de inteligencia británico primero, para ofrecerse como espías, aunque finalmente fue Pujol quien terminó convenciendo a los alemanes.

Todo ello mientras el mundo vivía las convulsiones de la II Guerra Mundial, que enfrentó a unos enemigos ansiosos de información de inteligencia en medio de un clima que aprovechó Pujol para vender tantas mentiras como pudo a los alemanes.

Juan Pujol, el personaje histórico, tuvo un papel clave para desinformar a Hitler sobre el desembarco de Normandía, aprovechándose de la fama acumulada en los servicios de inteligencia alemanes por sus informes previos, muchos de ellos falsos.

De Cora rescata del olvido a ese habilidoso mentiroso, y, junto con su esposa gallega, crea una novela de 443 páginas en la que la historia real y la ficción se entremezclan y en la que la mentira se convierte en un elemento central.

Porque, como dice el autor, Pujol "es un personaje que rompe un poco el molde".

Pujol, apoyado por su esposa, convenció al III Reich de que estaba en Londres al frente de una falsa red de espías a su servicio. Pero lo hacía realmente desde Lisboa, y además cobraba por las "informaciones" que le suministraba esa supuesta red.

Finalmente, los servicios británicos se dan cuenta de lo útil que les puede resultar, y ya desde Londres, trabajando codo a codo con la inteligencia británica, colabora para que, finalmente, el Día D no resultara en un fracaso militar para los aliados.

Juan Pujol "es el personaje de extremos que está en el ojo del huracán de los acontecimientos políticos cuando está sucediendo uno de los hechos más importantes del siglo XX, y él está en el mogollón (alboroto) de Londres", recuerda José de Cora.

También periodista, el autor llegó a conocer personalmente a Araceli González, quien en 1988 le reveló su primer matrimonio con Juan Pujol cuando le llamó para poner una esquela en el diario El Progreso sobre el fallecimiento de su antiguo esposo, una relación que se mantuvo en secreto durante décadas.

Aun así, González intentó restar la importancia histórica de Pujol, quien murió en Venezuela muchos años después de separarse de su mujer, a donde había viajado después del final de la II Guerra Mundial y donde están enterrados sus restos.

"Ellos han mentido todo lo que han querido y más", recordó hoy De Cora. "Empezando por la gran mentira como es ocultarse a los ojos de todo y querer morir en el anonimato", agregó.

"Han pasado casi 80 años (desde que Pujol y su esposa comenzaron sus labores de desinformación) y estamos descubriendo lo que son. Eso no es exactamente una mentira, pero sí hurtar la verdad a la historia", añadió el autor de "El estornudo de la mariposa".

Documentos que han comenzado a aparecer desde los años ochenta han venido perfilando el papel de Juan Pujol, lo que le permitía al autor de la novela contar con documentación, pero confiesa que estaba "muy a gusto" cuando escribía sobre Araceli González.

"Entre otras cosas porque es más original, porque no estaba escrito y porque la parte de Juan era más conocida", recuerda José de Cora.

Ingeniero avícola de formación, antimilitarista y enemigo de fanatismos políticos, Juan Pujol pasa de ser un "gamberro" en su juventud "y se reconvierte en una crisálida democrática y amante de la libertad", dice De Cora.

Esas posiciones y el impulso de Araceli González para que se pusiera al servicio de los servicios de inteligencia llevaron a Pujol a ocupar un papel en la historia como alguien que pudo administrar tan bien el mundo de las mentiras.

Tanto que Hitler condecoró a Juan Pujol con la Cruz del Hierro "por su contribución a la victoria final del III Reich", pero, a la vez, también recibió el título de caballero de la Orden del Imperio Británico.

"Ninguna otra persona figura al mismo tiempo en la nómina de los dos honores", sostiene en la novela José de Cora.