3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
27°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
domingo 6 de noviembre de 2016, 01:00

Jarvis no tiene teléfono, pero sí recibe visitas, dice Policía

En la Agrupación Especializada, donde está recluido Jarvis Chimenes Pavão, señalan que existe un férreo control sobre quien pesa acusaciones de seguir manejando el tráfico de drogas desde su celda.

El comisario Rubén Velázquez, jefe de la unidad, dijo que ellos no tienen información concreta acerca de los supuestos negocios de Pavão, ni siquiera sospechas hay, aseguró.

“Ni él ni ningún recluso puede tener teléfono celular. Él no tiene teléfono acá, de ninguna manera. De hecho que recibe visitas de sus familiares y abogados, por ese lado quizás puede ser que maneje, pero a través de comunicación no”, señaló.

Con respecto a la comparación que hicieron del brasileño con el extinto y conocido narco colombiano Pablo Escobar, refiere que esa consideración es de hace tiempo y que las autoridades vecinas “lo pueden considerar porque le quieren extraditar hacia ahí porque tiene muchas causas que pagar”, expresó el agente policial.

Este dato que manejan los agentes del vecino país sería antiguo, de cuando el brasileño estaba preso en la cárcel de Tacumbú, en donde manejaba todo un pabellón vip, afirmó.

Velázquez menciona que no es necesario realizar una requisa en la celda para buscar equipos tecnológicos, porque todos los días con el relevo de los guardias controlan la celda de los internos.

ENVÍOS DE DROGA. Para los federales, Pavão es sindicado como el responsable de enviar mensualmente al Brasil cargas de drogas, específicamente marihuana y cocaína, ordenando y orquestando todo desde su lugar de prisión. Las declaraciones se dieron luego de una operación antidrogas denominada Argus, realizada ayer en el estado de Río Grande do Sul, en el Brasil.

Los rodados, con doble fondo, son cargados con mercaderías varias en Paraguay, y entre ellas transportaban los panes de la droga, indican los medios del vecino país, por cuyo traslado se pagan 50.000 reales mensuales a los fleteros.

También explican que la droga es procesada y fabricada en Bolivia, desde donde se envía al Paraguay. De ahí, el grupo que opera para Pavão se encarga de trasladar la carga de sustancia ilegal hasta el Brasil. En ese sentido, la Policía Federal acusa a Jarvis de ser el mayor proveedor de cocaína al Brasil y de ser el encargado de gestionar el tráfico de drogas, por ello insistirá en su extradición.