8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Mayormente nublado
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
jueves 28 de julio de 2016, 01:00

Jarvis intentó con otra movida legal no dejar sus privilegios de Tacumbú

El abogado del brasileño hasta último momento trató de que no trasladen a su cliente del penal, donde ejercía inusual poder. El juez rechazó un amparo, luego del polémico primer oficio judicial.

José Agustín Delmás, juez de Garantías, rechazó ayer el amparo presentado el pasado martes a la tarde por el abogado Jorge Prieto, quien pretendía con este recurso evitar el traslado de Jarvis Chimenes Pavão a la Agrupación Especializada.

Antes, la defensa del acusado por narcotráfico había pedido una aclaratoria al juez Rubén Ayala Brun, respecto a una resolución del 2014, en la cual decía que debía permanecer en Tacumbú. Este juez había enviado a la penitenciaría el oficio señalando que efectivamente aquel fallo decía que debía guardar prisión en Tacumbú, por lo cual Jarvis no había sido derivado inicialmente a la Agrupación. Sin embargo, a la noche las fuerzas especiales lo llevaron a esta dependencia policial.

En el amparo, el abogado señalaba que en la Agrupación corría peligro la vida de su defendido. El juez consideró que no se probó el peligro, no se agotaron las instancias administrativas, además de que la legislación penitenciaria permite a las autoridades hacer cambios por casos de urgencia y seguridad.

El defensor dijo que analiza si apelará el fallo o si presentará un hábeas corpus genérico para lograr que su defendido vuelva a Tacumbú, donde el hombre considerado uno de los más peligrosos narcos en el Brasil, gozaba de tantos privilegios, que muchos lo consideraban como una autoridad más del penal.

Según fuentes de organismos de Derechos Humanos que visitaron a Jarvis en su celda, en el sector vip, el hombre había armado un rincón en la cárcel, donde incluso podría hacer oficina y ocuparse de sus negocios, como si no estuviera preso.

Nuestra fuente señala que al entrar junto al brasileño, este estaba sentado en un sofá, en una habitación amplia, de unos 5 metros por 4, que daba la impresión de una habitación matrimonial de cualquier familia acomodada del país con ventanas de blindex, pisos de primera y paredes bien pintadas, donde se quedaba a dormir su esposa, con quien se había casado el 21 de abril de 2011.

cAPRICHOS. En ese entonces, el poderoso reo realizó hasta una prueba de vestuario, ya que le fueron llevados 40 modelos de traje para que elija el de su preferencia para el momento de la ceremonia.

Además de su cómoda habitación donde tenía un sofá, aire acondicionado, una cama tipo somier, Jarvis también ocupaba otro sector del penal donde tenía instalada su oficina. Allí utilizaba una notebook y tenía a su disposición alrededor de 10 teléfonos celulares para monitorear sus empresas. Las visitas también las recibía sin restricción de horario, especialmente de su abogada, Laura Casuso.

Pavão solo abandonaba la zona de confort para ir a jugar al fútbol. Alrededor de las 15.00 salía hasta la cancha acompañado de guardias y se ocupaba que le liberen el camino y así evitar ser molestado por el resto de la población.

Afirman también que tenía a su disposición dos cocineros que le preparaban platos especiales cada día, privilegio que perdió en su primer día en la Agrupación, donde, según el jefe, Enrique Isasi, desayunó cocido con galleta a pesar de que su abogada dijo que por seguridad, solo consumiría la comida que le lleven sus familiares en los días de visita.