24 de junio
Sábado
Mayormente nublado
18°
28°
Domingo
Mayormente nublado
18°
28°
Lunes
Mayormente nublado
18°
27°
Martes
Mayormente nublado
18°
28°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
viernes 17 de marzo de 2017, 20:17

Itapúa: Hasta niños fueron detenidos tras desalojo

Un hecho insólito ocurrió este viernes en la ciudad de Obligado durante un desalojo a campesinos sin tierras. 18 mujeres y 13 menores de edad fueron llevados por la fuerza a la Comandancia de la Policía Nacional en Encarnación.
Los campesinos ya habían sido desalojados días atrás del terreno, propiedad de la sociedad católica Verbo Divino. Incluso habían atentado contra el vehículo particular del sacerdote Juan Kraiser, directivo de la escuela agrícola.

El conflicto se originó porque los labriegos volvieron a ocupar las tierras de donde fueron violentamente sacados, lo que motivó a que por orden de la fiscal Raquel Bordón se proceda a otro desalojo, con la particularidad de que esta vez se llevaron también a las mujeres y niños.

Este último grupo fue trasladado a la Comandancia de la Policía, en la ciudad de Encarnación, a 54 kilómetros de la ciudad de Obligado, foco del conflicto rural.

Organizaciones que velan por los Derechos Humanos se hicieron eco de la detención arbitraria de menores y visibilizaron a través de las redes sociales un video en el que se aprecia el llanto desgarrador de las mujeres y sus hijos en la mencionada dependencia policial.

Niños desalojo.mp4
Desgarrador llanto de madres y niños tras el desalojo | Gentileza

Asimismo, unos 60 hombres están detenidos en varias Comisarías del departamento de Itapúa, algunos de ellos ya recuperaron su libertad, informó el corresponsal de Última Hora Raúl Cortese.

Las últimas informaciones que llegan desde la zona indican que recién en horas de la noche los niños serán trasladados a un albergue para no dormir en la Comandancia.

ULTIMAHORA.COM intentó comunicarse con la fiscal Raquel Bordón para ampliar la información con relación a los detenidos, pero no contestó las llamadas ni los mensajes.