10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 18 de julio de 2016, 08:46

Israel y las víctimas del ataque de la AMIA siguen esperando justicia

Cuando se cumplen este lunes 22 años del atentado contra la mutua judía AMIA en Buenos Aires, que provocó 85 muertos y más de 300 heridos, Israel así como las víctimas y sus familiares continúan esperando que se haga justicia en una causa que no acaba de cerrarse.

EFE

"Tenemos un sentimiento de frustración. Sabemos quiénes son los culpables y los países y organizaciones que están detrás del atentado y, desafortunadamente, no se han podido llevar ante la justicia", se quejó a Efe el portavoz del Ministerio de Exteriores israelí, Emmanuel Nahshón.

Aseguró, sin embargo, que "a pesar de las dificultades en los últimos años, somos optimistas y sabemos que al final la Justicia vencerá", antes de señalar que Israel mantiene un "diálogo muy bueno" con el Gobierno del actual presidente Mauricio Macri.

El 18 de julio de 1994 la capital argentina fue escenario del peor ataque terrorista en la historia del país.

Transcurridas más de veinte años, los que planificaron el atentado y sus cómplices locales siguen impunes.

El ataque, que además de las víctimas mortales dejó una enorme destrucción en el edificio que albergaba la mutua judía, se produjo apenas dos años después de un atentado similar contra la embajada de Israel en Buenos Aires, que se saldó con 29 fallecidos y cuyos responsables tampoco han afrontado juicio.

Tras años de investigación, un magistrado argentino concluyó en 2007 que Irán estaba detrás del ataque. El Gobierno argentino pidió a Interpol que emitiera órdenes de búsqueda y captura para varios sospechosos.

Aunque la causa se encuentra en un aparente estado de estancamiento, el nuevo equipo investigador pretende juzgar "en ausencia" a los sospechosos iraníes de la matanza.

Pero las víctimas no terminan de comprender cómo un acto semejante aún continúa sin respuesta ni justicia 22 años después.

"El trauma no se borra, pero lo que día a día vuelve es la no conclusión de encontrar justicia", explicó a Efe Silvina Bernstein, de 48 años y una de las supervivientes que reside en Israel desde 2000.

Esta porteña dice no identificarse con la palabra "víctima", sino "sobreviviente", porque víctima le "suena a algo trágico".

Comenzó a trabajar en AMIA con 19 años y, en los doce años que desarrolló su labor en el centro judío -incluidos dos después de la tragedia-, pasó de recepcionista a secretaria de dirección ejecutiva y presidencia.

Cada 18 de julio celebra "haber vuelto a vivir" y, paradojas de la vida, conmemora el día en que conoció a su marido.

Dice que tras el atentado en 1992 contra la embajada israelí en Buenos Aires siempre temió que algo así pudiera producirse en la AMIA.

"Alrededor de las 9:40 se produce una enorme explosión, todo se hizo negro, se escuchó un terrible ruido y después se desmorona algo y escuchas temblores, mucho humo por lo que más adelante tuve problemas respiratorios", relata sobre aquella fatídica mañana.

Cuenta que en su caso cree que no sufrió daños físicos porque "no tenía ventanas alrededor".

Lo que más le impactó fue localizar en el pasillo de su planta un agujero gigante que le permitía ver el edificio de enfrente.

"Y empiezo a gritar: fue un atentado, un atentado... Nos reunimos todos los de mi planta, junto a Simja Sneh (un alto cargo), con toda la espalda ensangrentada llena de esquirlas de vidrio", prosigue.

Asegura que hasta el día de hoy vive con una "hipersensibilidad constante".

"Sigo con postrauma, terapia. Esos hechos no te permiten tener una vida normal", concluye.

Ninguno de los siete jueces que intervinieron en la causa del ataque a la AMIA ha emitido condena en un proceso sumido en la confusión y los retrasos, la última vez por la muerte en 2015 del fiscal Alberto Nisman, quien había elevado sospechas de encubrimiento en las más altas esferas políticas del país.

El Gobierno de Macri ha expresado su intención de impulsar la investigación y decidió no apelar el fallo judicial que declaraba inconstitucional el controvertido "Memorando de Entendimiento" con Irán, rubricado por el anterior Ejecutivo de Cristina Fernández.

Tal pacto, que quedó definitivamente derogado, planteaba la creación de una "Comisión de la Verdad" junto con Teherán que supuestamente investigaría el atentado, lo que Israel y círculos comunitarios judíos argentinos consideraron en su momento la puntilla final a una investigación aún por terminar.