10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente nublado
19°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 4 de agosto de 2016, 02:00

Israel destruye las casas de dos atacantes palestinos en un centro de ocio de Tel Aviv

Jerusalén, 4 ago (EFE).- Fuerzas israelíes destruyeron la noche pasada en Cisjordania las viviendas de dos palestinos que llevaron a cabo un ataque en un centro de ocio en Tel Aviv en junio pasado, ataque que causó cuatro víctimas mortales y 16 heridos.

Una portavoz del Ejército israelí dijo a Efe que "en línea con directivas del Gobierno fueron demolidas anoche las residencias de los dos terroristas que cometieron el ataque en Sarona (centro de ocio) el 8 de junio, donde mataron a cuatro civiles e hirieron a varias personas".

La fuente precisó que una de las casas, lugar de residencia de Muhamad Ahmad Musa Eid Mahamra, fue derribada en la población palestina de Jirbet Raka, al sur de la ciudad de Hebrón, mientras que la del segundo atacante, Haled Mahamra, en la de Yata, también en ese distrito cisjordano.

La semana pasada el Tribunal Supremo israelí rechazó una demanda que apelaba la demolición de las casas. La corte sentenció que únicamente fueran destruidos aquellos pisos y estructuras en las que residían los dos atacantes, informó hoy la radio pública israelí.

De acuerdo a fuentes palestinas citadas por medios locales, soldados israelíes forzaron a las dos familias de los agresores a abandonar los inmuebles y posteriormente procedieron a su derribo con excavadoras militares.

Las demoliciones de las viviendas de atacantes palestinos y sus familiares son parte de las represalias aprobadas por Israel el pasado octubre frente a la actual ola de violencia y son criticadas por los palestinos como un "castigo colectivo" contrario a la ley internacional.

La práctica también ha sido censurada por parte del liderazgo israelí y de las fuerzas de seguridad, que creen que no sirve para disuadir de los ataques y puede fomentar más violencia.