25 de septiembre
Viernes
Parcialmente nublado con chubascos
17°
21°
Sábado
Chubascos
17°
25°
Domingo
Parcialmente nublado
21°
31°
Lunes
Parcialmente nublado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
martes 16 de mayo de 2017, 01:00

Irregularidades en Centro de Arbitraje denuncia ganadero

Luis Silva, uno de los propietarios de la ganadera Centauro SA, se presentó en la redacción del diario Última Hora para denunciar una serie de supuestas irregularidades y arbitrariedades que estarían ocurriendo en el Centro de Arbitraje.

El ganadero explicó que dicho centro funciona como un Tribunal paralelo a la Justicia ordinaria para dirimir diferencias que pueden haber en temas contractuales en lo que respecta a empresas.

“Nosotros pensamos que era más rápido, más diligente más transparente; sin embargo, hace más de dos años y medio iniciamos una demanda que aún no se finiquita”, dijo. Comentó además que la demanda fue por incumplimiento de contrato e indemnización contra la firma Coparis SA, debido a que habían llegado a un acuerdo de arrendar 22.500 hectáreas de dicha empresa. “El arrendamiento se produjo en un tiempo de cinco años en principio, pero se extendió a 20 años, comprometiéndonos a hacer todas las mejoras y cargas de siete mil cabezas de ganado, con la única condición de que le quiten a una persona de su confianza que fungía de capataz”, expresó.

Silva resaltó que pasó un año y él hombre continuaba usufructuando gratuitamente de ese campo y de cuarenta cabezas de ganado que tenía pasó a tener quinientas cabezas, situación que le provocó una serie de problemas, según dijo.

Silva exigió a Coparis el cumplimiento del contrato, a lo que éste se negó. Se inició el caso ante el Centro de Arbitraje, siendo representado por el árbitro Raúl Antola, en tanto la contraparte por Pablo Troche; el neutral fue Antonio Moreno Rufinelli. Sin embargo, recusó a los tres debido a que el cuarto árbitro rural Manuel Riera, fue abogado del demandado. A pesar de la recusación y de que Silva no contaba con abogado -porque no se reconoció la personería de los profesionales- se realizó un desalojo por orden del Juzgado del Décimo turno Civil y Comercial de la Capital.