23 de julio
Domingo
Despejado
20°
31°
Lunes
Despejado
20°
33°
Martes
Parcialmente nublado
17°
32°
Miércoles
Despejado
17°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
domingo 16 de julio de 2017, 01:00

Investigan a una gavilla de narcos luego de crimen ocurrido en el Bañado Sur

El crimen de Sergio Javier León Figueredo (24), asesinado el pasado 26 de marzo sobre la calle 44ª Proyectada y Mayor Fleitas, en el Bañado Sur de Asunción, movió el avispero para descubrir una gavilla dedicada al tráfico de drogas, según está investigando la fiscala Alicia Sapriza, que tiene en la mira a una empresa de seguridad cuyas armas habrían sido utilizadas para cometer hechos punibles.

Pedro David Ledesma fue detenido tras un allanamiento realizado en su vivienda y luego de este procedimiento se incautó el revolver que se habría utilizado también en el crimen. En su testifical, el procesado indicó que él y su hermano Arnaldo se desempeñaban como guardias de EMPO SRL y que de ahí tenían acceso a las armas. “El detenido nos dijo que era guardia. Se allanó y se incautaron escopetas que están siendo peritados. El punto es cómo le contratan a estas personas que son muy peligrosas”, expresó la fiscala.

Los investigadores sostuvieron que tras las primeras averiguaciones, llegaron a la conclusión que el crimen de León Figueredo se habría dado por una lucha de territorios por el control del tráfico de drogas. Fuentes del departamento de investigación de delitos de la Policía explicaron que la familia Ledesma estaría dedicaba al tráfico de drogas en la zona del barrio Santa Ana, en inmediaciones a Cateura.

guardias privados. Tanto el miembro de la familia que fue detenido, Pedro Ledesma, como su hermano prófugo, Arnaldo, según las investigaciones, trabajaron como guardias en la empresa EMPO.

Un equipo de Última Hora fue hasta las oficinas de la firma para conocer la versión de los directivos pero estos no quisieron brindar declaraciones. Un guardia de seguridad con una gorra donde se leía “Serpico SRL”, indicó que ningún responsable de la empresa se encontraba en el lugar y que no podían atendernos.