1 de octubre
Sábado
Mayormente despejado
19°
31°
Domingo
Poco nublado con tormentas
17°
32°
Lunes
Chubascos
16°
24°
Martes
Mayormente despejado
17°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
lunes 5 de septiembre de 2016, 01:00

“Invertí resultados con una foto cuando candidatos estaban abajo”

Con una trayectoria de 40 años retratando a miles de personalidades, el reconocido fotógrafo concedió una entrevista a ÚH donde habla de la importancia de la imagen emocional de un candidato político como clave de una campaña.

Por Roberto Irrazábal

roberto-irrazabal@uhora.com.py

Con la picardía y jovialidad que lo caracterizan, el destacado fotógrafo retratista David Ross, quien realizó por 40 años trabajos para importantes figuras mundiales del ámbito político, empresarial y artístico como Vicente Fox, Enrique Peña Nieto, Carlos Slim, Rigoberta Menchú, etc., charló con ÚH sobre el Retrato Emocional, que tiene que ver con cómo vemos los electores a la imagen de un candidato y lo que nos lleva a desear votarlo o no. El tema lo desarrolló en el Primer Congreso Latinoamericano de Marketing Político, Comunicación e Imagen Pública realizado en Asunción la semana pasada.

–¿Qué importancia tiene la fotografía de un candidato en el márketing político?

–Si tú miras una biblioteca de márketing político no puedes encontrar nada que tenga que ver sobre la fotografía política, y si vas a una convención, un congreso, una escuela, la universidad más importante de mercadotecnia política que es la Washington University, nadie te habla de eso. Es un tema que no se conoce y lo peor es que se desconoce que no se conoce, no se sabe que no se sabe. Si ves una fotografía, todo el mundo cree que es solo eso, una fotografía, pero no lo es.

–¿Y qué es entonces?

–Imaginate que algo se parece a un pato, grazna como un pato, vuela como un pato, camina como un pato, y todo el mundo dice que es un pato. Entonces, una fotografía que se ve como una fotografía política, se coloca, se imprime y se usa como una fotografía política, no puede ser, y es lo peor que puede suceder. Una fotografía política debe ser un retrato emocional.

–¿Cómo es eso?

–En su exposición, Yago de Marta habló de lo que tiene que hacer un orador, cómo tiene que convencer, pero cuando él habla de eso parece decir lo que yo hago con la fotografía. Él dice que uno juzga al político por su forma de hablar, pero ¿cuánto tiempo te tardas en escucharlo hablar? En cambio, con el retrato emocional, él te impregna con su concepto de lo que es un político en una décima de segundo.

–¿Es como la frase "una imagen vale más que mil palabras"?

–En la Universidad de Princeton, Alexander Todorov ha venido estudiando las reacciones de los individuos frente a las expresiones de los demás. Él realizó un experimento que consistió en reunir a un grupo de gente al azar en un auditorio y les proyecta fotografías de hombres con un tiempo de una décima de segundo, y le pide al público que califique los atributos de cada persona que vieron en esa décima de segundo, atributos como poderío, fuerza, determinación, confiabilidad, magnetismo, entusiasmo, y entonces todas aquellas imágenes con conceptos altos, él (Todorov) las agrupó en una idea que le llama carisma, y los que tienen un alto carisma coincidieron con aquellos que han ganado elecciones porque sus fotografías no fueron al azar, son fotografías de candidatos que contendieron en campañas políticas. Entonces hay una correlación muy grande entre aquellos que han ganado y aquellos que tienen alta la calificación del carisma.

–¿Cuáles son sus conclusiones en este sentido?

–Todorov dice, fuimos de acá para allá, regresemos de allá para acá, se puede predecir el resultado de una elección calificando el carisma de los contendientes, que se puede acertar en un 80%. Por otro lado, en el libro sobre la evolución del hombre El mono desnudo, del zoólogo Desmond Morris, él platica de la evolución en siete u ocho pasos fundamentales... el maravilloso funcionamiento de la evolución, que busca soluciones de las formas más extrañas y complicadas para conservar a una especie... todos los que somos cazadores tuvimos que aprenderlo y nuestro cerebro desarrolló una nueva corteza cerebral y provocó un fenómeno llamado neotenia, que es un retardador del crecimiento. Mientras un caballo gana carreras a los tres años, el hombre tarda 30 años en ser hombre, es la edad en que los padres lloran porque los hijos se van y a los 31 años vuelven a llorar porque regresaron (risas)... Entonces resulta que el hombre tarda mucho, y otra cosa importante, esos changuitos (los primeros hombres) se dieron cuenta de que su fuerza estaba en un grupo, siempre y cuando estaba bajo el mando de un líder, y esto sucede en otros animales, como los búfalos, solo que en estos, sus líderes son desplazados por fuerza, a diferencia del hombre que es desplazado por el carisma.

–¿Cómo piensa que funciona este carisma?

–El carisma tiene que ver con la fuerza interior de una persona, con sus ideales, con su espíritu de mandar. Y hay dos tipos de hombres, los que creen que hay dos tipos de hombres y los que no (risas). En realidad sí hay dos tipos, los que nacen para mandar y los que nacen para seguir. Los que nacen para mandar tienen un yo interior muy fuerte que pulveriza al yo más débil del seguidor, y esa energía no se pierde, se convierte en adoración al carismático, que es más fuerte que el amor pasional, que es una trampa de la naturaleza para la procreación, más fuerte que el amor maternal y paternal. El amor altruista es el más poderoso de todos, es el que creó la naturaleza para conservar a la especie, que le preocupa más que el individuo. Cuando las cosas van mal aparece el líder para calmar y resguardar al grupo. Entonces, a ese hombre hay que representarlo en un retrato.

– ¿Cómo afecta eso?

–Cuando tú logras representar a ese hombre en un retrato, tienes la campaña ganada. Yo he invertido resultados de una elección cuando candidatos ya estaban abajo, tomé una foto, ascendieron, subieron y ganaron, tengo cartas testimoniales que me lo dicen.