20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado con chubascos
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
25°
Miércoles
Despejado
22°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 27 de mayo de 2017, 01:00

Inundados reciclan maderas viejas para huir de la crecida

En el sector de la Chacarita conocido como San Vicente, en la parte baja del asentamiento San Felipe, en uno de los costados de la avenida Costanera, unas 40 familias empiezan a huir de las aguas que van inundando de manera lenta pero progresiva los sitios donde se encuentran sus precarias viviendas.

La gente se va instalando en la pista del Club San Vicente, cedida por su presidente Arturo González, donde van construyendo sus casas provisorias con terciadas y puntales que reciclan ante la falta de ayuda por parte de la Comuna capitalina y de la SEN, según denunció Antonio Cuevas, poblador de ese sector ribereño.

“Precisamos de la presencia de las autoridades para recibir la ayuda necesaria. Ahora es todo un drama conseguir los materiales y si no figurás en un padrón que ellos tienen o si no sos correligionario, no te dan nada. Eso es una vergüenza”, señaló.

“Solo se ayuda a algunas personas que son amigas de la gente que ellos designan para la asistencia y después la mayoría que se vea con sus problemas. Y aquí hay víboras y arañas y toda clase de bichos que son venenosos. Además, nuestros hijos están perdiendo clases en la escuela con todo esto”, lamentó.

Respuesta. Aníbal Arias, director de Gestión y Reducción de Riesgos y Desastres de la Comuna capitalina, señaló que se realiza la asistencia en ese punto ribereño y que la misma hoy será monitoreada y reforzada. “No es cierto que se privilegie a nadie. Si la asistencia es insuficiente, la reforzaremos. Pero se asiste a todos sin distinción”, aseguró.

Informó que ya se tiene a 400 damnificados en los distintos refugios habilitados en toda la capital, cuando la altura del río Paraguay se encuentra en 4,60 metros. “Estamos ayudando como si ya estuviésemos en alerta amarilla”, concluyó.