9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
domingo 24 de julio de 2016, 11:53

Inundaciones: La esperanza de un evacuado termina en resignación

Una de las familias evacuadas por las inundaciones en los bañados quiere retornar a su barrio y como última esperanza acudió a Techo, pero la organización ya no construye casas provisorias en esas zonas. Tampoco puede pagar lo que ofrece la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat).

Tal como solicita la organización Techo, Julio Rodríguez acercó su carta a la organización para pedir la construcción de una casa provisoria en su terreno ubicado en el barrio Santa Ana del Bañado Sur. En el lugar vivía con su familia en una precaria vivienda hecha de terciada con la esperanza de mejorarla con el tiempo, pero las inundaciones obligaron a cientos de pobladores a abandonar la zona.

Hace unos 10 meses está instalado junto a su esposa y su hijo de poco más de un año de edad en el paseo central de 21.ª Proyectada. Compró los materiales y levantó un precario refugio. Si bien no se queja de la provisión del servicio eléctrico y de baños, quiere volver a su barrio, donde las aguas ya bajaron.

Rodríguez limpió su terreno con la intención de retornar a fines de junio, pretendía levantar una casa de madera pero más resistente, como las que construye Techo. Llegó hasta la organización, pero allí el director Álvaro Giménez Kropf le dijo que ya no trabajan en esas zonas. "Esa era mi última esperanza", expresó resignado a ÚLTIMAHORA.COM.

Ahora ya no sabe a qué institución acudir, pues en la Senavitat le ofrecieron un plan que no podría cumplir, una pieza y un baño por G. 800.000. "La Senavitat no es para pobres, eso es mentira, es para clase media para arriba", expresó.

Fue Giménez Kropf quien compartió la historia en su perfil de Facebook, avergonzado de no poder ayudar a esta familia. Explicó que el modelo de Techo no se aplica a la dura situación de los bañados, es decir, las viviendas de emergencia no serían una respuesta coherente al grave problema que afrontan los pobladores.

La familia vivía en Concepción, donde Rodríguez trabajaba en un frigorífico hasta que hubo recorte de personal y quedó sin trabajo. Su hermano lo persuadió para buscar oportunidades en Asunción y entonces decidió comprar un terreno en Santa Ana por G. 4.000.000, pero después la inundación llegó hasta su propiedad. Con su esposa embarazada tuvo que evacuar su vivienda fabricada de terciada y armar otra en un paseo central.

En Asunción se dedica a changas, arregla jardines, transporta escombros en su motocarro, hace trabajos de plomería y limpieza, entre otros. Las personas interesadas en solicitar sus servicios pueden llamar al (0985) 247-898.

Unas 100.000 personas fueron afectadas en Asunción por la crecida del río Paraguay, que provocó inundaciones en las zonas ribereñas. Las familias comienzan a retornar a sus hogares, pero alrededor de 40.000 pobladores permanecen todavía refugiados en precarias casetas de madera y chapa diseminadas por parques, paseos centrales, plazas y otros espacios públicos, así como en predios militares, informa a su vez EFE.

Embed

APARECEN EN ESTA NOTA