28 de junio
Miércoles
Mayormente nublado
17°
28°
Jueves
Mayormente nublado
17°
26°
Viernes
Nublado
15°
23°
Sábado
Muy nublado
14°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
lunes 19 de junio de 2017, 01:00

Inundación que resbala o que sube

La inundación en Ñeembucú y Misiones es una crecida que resbala. Por las lluvias, el agua de 20 centímetros en un terreno plano resbala y se extiende ampliamente. Inunda con rapidez por los humedales. Últimamente, la lluvia de tres meses equivalió a toda la lluvia de un año. Después tardará poco a poco, más o menos seis meses en irse.

Desgraciadamente, nos preocupamos grandemente por sus daños cuando ocurren. Luego olvidamos todo, cuando sería el tiempo de estudiar distrito por distrito sus características.

Todo esto agravado al carecerse de una ley de ordenamiento territorial, que nos dijera dónde se deben colocar pasturas, casas, industrias y refugios. Estas zonas privilegiadas son muy importantes, pues en tiempo de inundaciones nos dirían de antemano dónde irían para sobrevivir las personas, los animales y hasta las escuelas para dar clases. Refugios que son simplemente alturas preparadas hasta donde no llegarían las aguas.

La inundación en los Bañados de Asunción es una crecida que sube en altura. En mayo la altura era de 2,12 metros. En junio estamos a 5,00. Y se supone que llegará a 5,50. Las aguas del pantanal acumuladas en los meses del verano ha causado esta subida, que se puede a tiempo prever, pues la altura del agua en Bahía Negra tarda 30 días en llegar a Asunción.

Existe otra causa que puede alterar todo esto: Las aguas de lluvias acumuladas en el Departamento de San Pedro que van todas a la cuenca del río Paraguay.

En los 17 kilómetros que tiene Asunción de costa con el río Paraguay tiene zonas muy distintas unas de otras, que exigen para una solución definitiva modos muy diversos.

En todo este doloroso tema de las inundaciones existe un fallo de comunicación del Estado con el pueblo que imposibilita que los daños sean siempre tan grandes.

Agradezco al ingeniero Roger Monte Domecq toda esta información.