24 de marzo
Viernes
Poco nublado con tormentas
23°
32°
Sábado
Poco nublado con tormentas
22°
32°
Domingo
Tormentas
22°
29°
Lunes
Nublado
22°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
martes 14 de marzo de 2017, 01:00

Interno dejó el temible pasillo del penal gracias a la música

Enrique Mendoza es vocalista del grupo musical Los bichos de la cumbia, formado con internos en la cárcel de Tacumbú, que llegaron incluso a tocar en programas de televisión.

Mendoza, junto a Félix Pedro, trabajan de 8.00 a 18.00, en el Departamento Cultural de la Penitenciaría de Tacumbú, donde antiguamente funcionaba la lujosa biblioteca de Jarvis Chimenes. En este lugar, el señalado como uno de los narcotraficantes más poderosos de Brasil recibía a las visitas, según fuentes penitenciarias, entre ellos a políticos y figuras de la farándula.

Mendoza cuenta orgulloso que su vida cambió después de que conoció a sus compañeros de grupo. “Éramos todos pasilleros y la música nos levantó. Después del grupo, cada uno empezó a tener una actividad y eso fue fundamental, porque estamos ocupados. A mí mucho me ayudó todo lo que pasó con el grupo porque me levantó de las drogas. Era un pasillero que dormía en el piso; ahora llevo una vida digna”, relataba el hombre, que está recluido hace tres años y once meses, tiempo en el que pasó por distintos sectores del penal y también por el conocido como el pasillo, donde viven los reos más pobres, en la intemperie y sin la mínima comodidad.

Enrique conoció también la fama antes de ingresar al penal tras haber participado del programa de televisión Yingo. Su cambio de vida inspira a muchos de los considerados pasilleros, según el director del penal.

Mendoza y Pedro son voluntarios que trabajan para sus demás compañeros.

Según explicó el jefe del departamento, Basilio Benítez, ellos se encargan de fiscalizar todos los trabajos de marroquinería, forrado de termos, carpintería u otras actividades que realizan los reclusos. Desde la oficina se eleva el informe para los jueces de Ejecución.

“Nosotros nos encargamos de llamar a los compañeros para interiorizarnos del trabajo que realizan y acompañarlos. Nos pasan un memo y le preguntamos qué actividades realizan y elaboramos un informe donde le enviamos al Departamento de Recursos Humanos”, explicó Pedro.