23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
32°
Jueves
Despejado
25°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Muy nublado
20°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 1 de julio de 2017, 01:00

Intendente defiende emisión de bonos para realizar obras

Si bien admitió que la Comuna capitalina debe mejorar su sistema de recaudación a fin de contar con más recursos para dotar de infraestructura a la ciudad, el intendente Mario Ferreiro defendió ayer la emisión de bonos por G. 100.000 millones para encarar grandes obras en el futuro inmediato.

El jefe comunal sostuvo que todo el proceso se hizo dentro del marco de previsibilidad financiera de la institución municipal.

“Nadie otorga ningún tipo de ventajas en una emisión de bonos si es que no saben y tienen incertidumbre en cuanto a la capacidad de pago de una institución como la Municipalidad de Asunción. Por suerte estamos muy bien posicionados y por ello obtuvimos muy buenos referentes para emitirlos”, precisó.

Aclaró que todo el dinero que vaya a resultar del proceso de colocación de estos documentos se encuentra blindado y atado a una serie de obras y construcciones concretas que se tienen que llevar adelante en un periodo de tiempo que está previamente acordado.

“Lo que se recaude no se puede usar graciosa ni arbitrariamente por parte del intendente o de alguna otra autoridad municipal. Tampoco es posible que yo pueda agarrar todo ese dinero e irme a mi casa. Iría preso, sin ninguna duda”, agregó.

TRIBUTOS. En otro momento, el intendente asunceno se refiere al deficiente sistema de cobranza de impuestos, tasas y contribuciones especiales y otros tributos, indicando que hay mucho que mejorar en ese sentido. “Es cierto, tenemos que seguir trabajando en eso. Hemos solicitado una consultoría que está en curso”, acotó .

Finalmente, dijo que “la capacidad de cobro tiene que ver con un procedimiento legal que dura años cuando alguien decide no pagar o no puede más pagar algo. Incluso se puede llegar a la Corte y eso dura dos, tres e incluso cinco años. Si esperamos eso, yo me iría a mi casa sin haber hecho absolutamente nada”.