3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 2 de agosto de 2016, 17:34

Insulza dice que demandar a Chile por el uso de las aguas del Río Lauca sería "absurdo"

Santiago de Chile, 2 ago (EFE).- El agente chileno ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), José Miguel Insulza, afirmó este martes que una demanda internacional por el uso de las aguas del Río Lauca, que nace en la nación austral, sería un tema "completamente absurdo".

Insulza visitó hoy el mismo sector del Río Lauca que recorrió hace unos días el canciller boliviano, David Choquehuanca, quien en esa ocasión habló de la disposición a "derramar sangre" para recuperar lo que a su juicio Chile le roba al país altiplánico.

"Bolivia no hace nada con ese río y, sin embargo, se queja de que nosotros, de nuestro río, saquemos 600 litros. Por eso es que el tema no ha sido nunca llevado a ninguna corte, porque saben (en Bolivia) que sería completamente absurdo", dijo Insulza en declaraciones a los medios locales.

Según Insulza, Chile ocupa entre "600 o 650 litros de agua del río que nace en territorio chileno, mientras que "cuando va a parar a Bolivia tiene 2.500 litros de agua por segundo".

Choquehuanca inició una polémica este domingo cuando fueron publicadas unas declaraciones en las que aseguraba que tras inspeccionar el Lauca le hirvió "la sangre".

"Cuando uno ve el Lauca le hierve la sangre. Tienen que ir al Lauca; entonces, cuando estén ahí parados van a decir: 'Estoy dispuesto a derramar sangre, a pelear para recuperar lo que es nuestro, para reclamar nuestro derecho'", dijo el ministro de Relaciones Exteriores boliviano en una entrevista.

El Lauca es un río internacional que nace en Chile y discurre hacia territorio boliviano.

Tras denunciar el desvío de las aguas del río en 1962, Bolivia rompió sus relaciones con Chile a nivel de embajadores, sin que se hayan vuelto a reanudar, salvo un breve paréntesis entre 1975 y 1978 durante la dictadura de Augusto Pinochet.

Las autoridades chilenas aseguran que la utilización del Lauca llega al 20 % de su cauce y que el resto corre hacia territorio boliviano.

Choquehuanca reiteró también que el Gobierno de Bolivia quería resolver sus diferencias con Chile mediante el diálogo: "Nuestro gran deseo es resolver los problemas de manera bilateral, pero en algunos temas no se puede debido a la negativa de Chile", manifestó.

Al respecto, el canciller chileno Heraldo Muñoz aseguró que "lo del Gobierno boliviano es un monólogo inconducente. Chile seguirá velando por sus intereses con una decidida firmeza y serenidad, por la vía de la resolución pacífica de las controversias".

Tal y como hizo este lunes la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, hoy sus pares del Senado respaldaron la medida tomada por la presidenta Michelle Bachelet de exigir visas a los diplomáticos y autoridades bolivianas para ingresar a Chile.

Con esta medida quieren evitar la entrada de autoridades y diplomáticos bolivianos sin autorización previa del Gobierno.

"Esta es una señal potente de que no se puede hacer lo que el canciller boliviano y su delegación han pretendido en nuestro país, de modo que este es un paso importante para poder cancelar, o revocar como se dice en el lenguaje técnico, este convenio de extensión de visas diplomáticas y oficiales", explicó Muñoz.