5 de diciembre
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
martes 20 de septiembre de 2016, 01:00

Insólito: MEC justifica adjudicación de obras a proveedora de alimento escolar

Por G. 36.432 millones adjudicó el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) al Consorcio Itacuá para obras de infraestructura en Itapúa, donde la socia mayor es Nancy Godoy, de la Distribuidora Fénix SA y propietaria de Granos y Aceites. Tanto Fénix SA como Granos y Aceites son dos de las más grandes proveedoras de almuerzo y merienda escolar en el país.

La cartera educativa justifica el procedimiento, indicando en un comunicado que la entidad privada cumple con todos los requisitos para participar del llamado público.

“El Consorcio ha presentado copias autenticadas (de su experiencia) por escribanía los contratos con sus recepciones finales respectivamente, por lo que ha dado cumplimiento al requisito exigido en el pliego de bases y condiciones”, indican en el documento. El proceso licitatorio se emprende con mucho hermetismo en la cartera estatal, que hasta la fecha aparentemente no remitió los documentos de la adjudicación a la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP), pues no aparecen en el portal público. ÚH intentó consultar con la Asesoría Jurídica de Contrataciones, pero no respondieron a los llamados. Las copias remitidas al MEC son de cuatro obras emprendidas aparentemente por la Distribuidora Fénix.

¿Emergencia? A cuatro meses de la emergencia educativa en infraestructura escolar, declarada por el presidente Horacio Cartes, apenas cuatro de los catorce lotes licitados por el MEC fueron adjudicados para iniciar trabajos en instituciones educativas. En estos lotes figura el Nº 13, entregado al Consorcio Itacuá.

Son alrededor de 4.000 los establecimientos escolares donde urgen refacciones, restauraciones o construcciones.

Mientras, las obras en la capital y otros puntos del territorio se dilatan y los estudiantes dan clases bajo árboles, carpas o aulas móviles.

Esto ocurre también en el colegio Nuestra Señora de la Asunción, cuyo derrumbe motivó una revuelta estudiantil que terminó con la renuncia de la ex ministra Marta Lafuente.