7 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
lunes 11 de julio de 2016, 01:00

Informe revela descontrol total en el manejo de funcionarios del Congreso

En la evaluación sobre la gestión de la Dirección de Recursos Humanos salió a luz el desorden en la documentación de reposos y vacaciones. Ni siquiera se tenían datos sobre ubicación de funcionarios.

Una lluvia de irregularidades que reflejan un descontrol total fueron detectados en torno al manejo de funcionarios del Congreso, en mayor parte durante la gestión del ex director de Recursos Humanos, Juan Arturo Lombardo.

Desorden y falta de documentaciones, vulnerabilidad en el manejo de datos del reloj biométrico, dificultad para ubicar al personal, irregularidades en reposos, vacaciones y hasta permisos de maternidad, son algunos de los cuestionamientos que figuran en un informe oficial proveído por la Cámara Alta.

Lombardo estuvo al frente de la citada dirección alrededor de 14 años, y anteriormente ya había estado como jefe de Personal.

Justamente por denuncias de irregularidades que ahora salen a luz, había sido destituido este año por el entonces presidente del Congreso, Mario Abdo Benítez.

En su reemplazo había sido designada Miriam Arroquia, quien había tenido una fuerte resistencia por parte de funcionarios que ocasionaron incidentes y fueron imputados.

La pregunta que surgió entonces y que quedó al aire tenía que ver con qué había detrás por eso tanto tumulto.

En la documentación que se expone en este material podrían haber respuestas.

Detalles. Uno de los primeros puntos cuestionados tiene que ver con el desorden en la documentación y la vulnerabilidad del reloj biométrico. Este caso ya había saltado por el hecho de que había funcionarios que marcaban por otros, por lo que se pidió informes incluso a la firma proveedora de los relojes. Se había deducido que hubo mala carga de datos.

Lo más llamativo resulta la dificultad para ubicar al personal. Se refiere que los funcionarios no cuentan con un documento en el que se les notifique el lugar donde prestan sus servicios. Supuestamente la asignación es verbal, y la dificultad que se genera es que no se puede controlar la permanencia de los mismos.

Otro cuestionamiento es la mala distribución de tareas en la Dirección de Recursos Humanos, y la sobrecarga provoca resultados ineficientes.

Otro dato que salió a luz tiene que ver con las irregularidades en el otorgamiento de los permisos de maternidad. Se pudo comprobar que incluso antes que se promulgue la ley que extiende este permiso, en el Senado ya se establecían 18 semanas, cuando que eran 12.

Como si todo fuera poco, y en lo que atañe justamente al control del personal, ese es el mayor déficit que se constató.

Tal es así, que según la evaluación, la Dirección de Recursos Humanos no contaba con registro de asistencia ni se controló la permanencia de funcionarios en su lugar de trabajo, ni los permisos por reposo ni las vacaciones.