30 de marzo
Jueves
Mayormente despejado
21°
33°
Viernes
Mayormente nublado
21°
33°
Sábado
Mayormente nublado
19°
32°
Domingo
Muy nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
martes 11 de octubre de 2011, 09:05

Indígenas de Chupa Pou en pie de guerra: Defienden tierras con arcos y flechas

Indígenas aché de Chupa Pou (en Canindeyú) amenazan con desalojar con arcos, flechas y machetes a grupos de brasileños que ingresaron a una propiedad de 2.000 hectáreas de bosques que reivindican como suyos.

A tempranas horas de este martes los cazadores nativos ingresaron a los montes para defender su territorio ancestral, informó Marciano Chevúgi, docente de la comunidad nativa, quien advirtió sobre el riesgo de que se produzcan enfrentamientos con derramamiento de sangre.

Las tierras donde ahora se instala el conflicto está en el asentamiento Rotela Cué y es reivindicada por los ciudadanos brasileños Luis Carlos y Volnei Ricardi. Sin embargo, los aché sostienen que esas en realidad son tierras pertenecientes a Chupa Pou y que les fueron entregadas por el gobierno.

Marciano Chevúgi indicó que la situación es desesperante y que los ancianos y líderes están pidiendo a las otras 6 comunidades aché asentadas en Canindeyú, Caazapá, Alto Paraná y Caaguazú, enviar arqueros para reforzar la resistencia.

El 28 de setiembre se produjo un primer incidente en las 2.000 hectáreas cuando los brasileños acusaron a los nativos de haber ingresado a talar árboles e invadir su propiedad. Los nativos, sin embargo, reivindican las tierras que alegan son parte de Chupa Pou adjudicadas por el Estado y pagadas en bonos.

Bjarni Fostervold, misionero que acompaña a los nativos, explicó que la propiedad que ahora los hermanos Ricardi sostienen son suyas, en realidad es parte de la comunidad de Chupa Pou y que fue conseguida con mucho sacrificio y lucha por los aché. Que están los registros y catastros que lo certifican.

"Es un atropello, de un nivel increíble", expresó Fostervold al referirse a lo que están generando los Ricardi.

El cacique de Chupa Pou, Mario Kanjegi, le expresó a Fostervold su desesperación ante lo que denomina una cruel injusticia y ante el temor de que sean despojados de 2.000 hectáreas de bosques que les pertenecen.