9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
jueves 11 de agosto de 2016, 02:00

Incidentes e insultos fueron broche de oro en interpelación a ministro

La interpelación al ministro de Obras Públicas, Ramón Jiménez Gaona, en el Senado se cortó abruptamente ayer cuando los cartistas y sus aliados dejaron sin cuórum la sesión en medio de insultos.

La piedra del escándalo fue un yacaré de peluche que el senador Eduardo Petta tenía consigo, y que luego quiso obsequiar al secretario de Estado.

El oficialismo utilizó como pretexto este incidente, y la liberal Zulma Gómez comenzó a gritar en la sala, mientras que otros se iban preparando para retirarse, dejando inconclusa la interpelación.

El calificativo mínimo que recibió Petta fue de “payaso”. Gómez también utilizó varias groserías como insulto.

Ya fuera de la sala, varios senadores aliados al presidente Horacio Cartes intentaron justificar el retiro.

“Ya es un chiste. Una payasada. Ya ovaléma (es suficiente)”, fue lo que dijo Gómez, tras salir de la sesión.

“Se volvió un cachiaireato (joda). Se sacaron Pokémon y eso”, fue la queja del colorado oficialista Óscar González Daher contra Petta y el peluche.

“Esto es una interpelación. Debe enmarcarse dentro del reglamento. Se falta al respeto permanentemente al interpelado”, opinó el líder de la bancada cartista, Juan Darío Monges, quien se mostró satisfecho con las respuestas de Jiménez Gaona.

“La verdad que lamento mucho. Una sesión tan seria. Es una falta de respeto a toda la gente”, comentó el oficialista Luis Castiglioni.

la defensa. La interpelación tuvo algunas peculiaridades porque hubo senadores que en vez de hacer consultas a Jiménez Gaona, tirotearon contra sus demás colegas.

Jorge Oviedo Matto, del Unace, se molestó por los requerimientos al ministro de Obras y retrucó mezclando otras cuestiones en la sesión.

Sus dardos alcanzaron a la liberal Emilia Alfaro de Franco, recordándole que muchos posibilitaron que su marido Federico Franco llegue al poder, tras la destitución de Fernando Lugo.

Tocó el tema de Curuguaty y la muerte de 17 personas, reclamando que también se pudo haber prevenido, cuando se le cuestionó a Jiménez Gaona que no se haya prevenido la sequía del río Pilcomayo.

También hizo referencia a la supuesta irregularidad en la compra de helicópteros para la Policía Nacional, por la que fue procesado Rafael Filizzola, ex ministro del Interior.

Advirtió además que daría detalles sobre un supuesto negocio de la constructora de Mario Abdo Benítez.

González Daher, quien nunca interviene en las sesiones, le preguntó al ministro de Obras si denunció las irregularidades en la Fiscalía, información que es conocida.

José Manuel Bóbeda, también del Unace, hizo una exposición sobre el río Pilcomayo, y ante un llamado de atención, advirtió que si no le dejaban intervenir entonces se retiraría de la sala.

“Es imposible enfrentar a la naturaleza. El río Pilcomayo es joven, incierto”, manifestó.

Luego pidió “no buscar la quinta pata al gato”, y le dijo al ministro que se quede tranquilo con su conciencia.

Jiménez Gaona tampoco se quedó atrás, ya que en un momento dado intentó justificar la falla presupuestaria “a favor de obras para bien de la mayoría”. También dijo que solo un tsunami podría favorecer aguas altas al país.

Alfaro le habló de traición a la patria, a lo que el ministro le retrucó que “robar es traición a la patria”. Esto se interpretó como un mensaje por la administración de su marido.