5 de diciembre
Lunes
Despejado
21°
34°
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 20 de septiembre de 2016, 21:47

Incendio forestal destruye más de 5.000 hectáreas de bosque nativo en Perú

El incendio forestal que afecta desde hace 11 días una zona de la provincia de Satipo, en la región Junín, en el centro de Perú, destruyó 5.144 hectáreas, 70% de ellas de bosques nativos.

EFE.

Una nota del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) señaló que los últimos vuelos realizados por la Fuerza Aérea del Perú (FAP) permitieron determinar que existieron 28 focos de incendio, cinco de los cuales aún se mantienen activos.

Especialistas del Serfor y de la Administración Técnica Forestal y de Fauna Silvestre (ATFFS) estimaron que la zona de influencia del incendio llegó a 19.000 hectáreas y que las comunidades con mayor riesgo de ser afectadas son Chiquireni y Potsoteni.

El incendio desatado en las márgenes izquierda y derecha del río Ene puso en peligro a las comunidades que habitan la zona y ocasionó pérdidas en los recursos forestales y de fauna silvestre.

Desde el pasado 10 de septiembre, las autoridades realizaron siete sobrevuelos en la zona y un helicóptero de la Fuerza Aérea realizó 54 descargas de agua mediante el uso de bolsas especiales para combatir incendios conocidas como "Bambi Bucket."

Además de las acciones aéreas, una brigada de expertos guiada por indígenas de la zona colocó fajas cortafuegos, con el objetivo de menguar el avance del fuego por tierra.

El Serfor indicó que estas acciones se vieron favorecidas por las lluvias que se presentaron en los últimos días en Satipo y Tambo, que "ayudaron de manera positiva a extinguir casi en su totalidad el incendio forestal."

La semana pasada, la Central Asháninka del río Ene (CARE), que reúne a más de 30 comunidades indígenas de esa etnia asentadas en los márgenes de ese río, hizo un llamado de urgencia al Gobierno para que apoye a las autoridades locales y regionales en sus intentos de controlar las llamas.

La federación de asháninkas catalogó el incendio como una catástrofe ambiental y humanitaria que ponía en peligro la flora, la fauna y la vida de cientos de personas.

En el control del incendio intervino la brigada de Bomberos contra Incendios Forestales de Machu Picchu, las comunidades agrupadas en la CARE y la Asociación Regional de Pueblos Indígenas de la Selva Central (ARPI) y la Comisión Multisectorial para la Pacificación y Desarrollo, Económico, Social en el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Codevraem).

Además, la Municipalidad de río Tambo y Satipo, los ministerios de Salud, Agricultura y Riego, del Ambiente y de Defensa, el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas, el Programa Nacional de Conservación de Bosques y el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci).