26 de junio
Lunes
Mayormente nublado
20°
28°
Martes
Parcialmente nublado
20°
28°
Miércoles
Mayormente nublado
17°
27°
Jueves
Nublado
16°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Editorial
martes 16 de mayo de 2017, 02:00

Inaceptable propuesta de jubilación para gobernadores

La Cámara de Diputados aprobó la semana pasada un proyecto de ley "Que crea el Fondo de Jubilaciones y Pensiones para miembros de las juntas departamentales y gobernadores del Paraguay". Este sistema de jubilación privilegiada es inaceptable y constituye un abuso. El plan, pergeñado por el colorado Mario Cáceres y los liberales Fernando Nicora y Milciades Duré, establece una jubilación denominada reducida, que alcanza a quienes hayan cumplido 55 años y tengan un mínimo de cinco años de servicios. Los políticos paraguayos deben dejar de ser una casta privilegiada, solventada con el sudor del pueblo. Urge, por todo esto, que la Cámara de Senadores rechace este descabellado proyecto.

De llegarse a aprobar la jubilación para miembros de las Juntas Departamentales y gobernadores, se estaría cometiendo una tremenda arbitrariedad.

Mientras los trabajadores paraguayos deben sacrificarse trabajando entre 25 y 30 años para acceder a una jubilación, los políticos tendrán el privilegio de hacerlo en tan solo cinco años.

Este es un verdadero despropósito, y por ello es inaceptable.

El proyecto establece que el aporte mensual obligatorio del afiliado sería del 20% sobre el monto de la dieta mensual y los gastos de representación; y que el aporte mensual del Estado sería del 10%, también calculado sobre el monto total de las dietas y los gastos de representación. El fondo de pensión otorgará cuatro tipos de jubilaciones, según el proyecto: la ordinaria, extraordinaria, reducida, y por invalidez.

La ordinaria se adquiere cuando el afiliado cumple 55 años de edad y tiene un mínimo de 15 años de servicio computado; mientras que a la extraordinaria accederán quienes hayan cumplido 55 años y tengan un mínimo de 10 años de servicio computado. Entretanto, la jubilación reducida alcanzará a quienes hayan cumplido 55 años y tengan un mínimo de cinco años de servicios computados.

Los gobernadores no pueden ser reelectos, lo que equivale a decir que una persona, después de cinco años, podrá acceder a una jugosa jubilación.

El proyecto de ley aprobado por los diputados es, sin lugar a dudas, un auténtico adefesio.

Y más allá de la indignación que nos pueda causar que sigan poniendo a prueba la paciencia de la ciudadanía, preocupa que nuestros legisladores no adquieran la mínima conciencia de sus actos. Porque es más que evidente que esta jubilación privilegiada va a ser solventada con los impuestos que paga el pueblo paraguayo. Lo que equivale a decir que los trabajadores paraguayos, que deben trabajar al menos 25 años para recibir una insignificante pensión, deberán financiar la jubilación para gobernadores que trabajaron apenas cinco años. Y, como si esto de por sí no fuera suficiente, de aprobarse, la ley beneficiaría también a todos los ex concejales de Juntas Departamentales y ex gobernadores.

Se debe rechazar desde todo punto de vista la posibilidad de otorgar este inmerecido privilegio a concejales departamentales y gobernadores. Los políticos no tienen por qué ser tratados como una casta privilegiada. La principal misión de las autoridades electas debería ser trabajar incansablemente por lograr el bienestar de sus mandantes, y no el suyo propio.

La Constitución Nacional, en su artículo 46, consagra que "Todos los habitantes de la República son iguales en dignidad y derechos. No se admiten discriminaciones". Los parlamentarios deberían trabajar para hacer desparecer las desigualdades que todavía persisten en el Paraguay, y no precisamente para profundizarlas.

El proyecto de ley "Que crea el Fondo de Jubilaciones y Pensiones para miembros de las juntas departamentales y gobernadores del Paraguay" ya cuenta actualmente con media sanción; está ahora en manos de los senadores rechazarlo, por ser una idea ridícula, pero sobre todo por ser arbitraria.