22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
24°
33°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
miércoles 31 de mayo de 2017, 01:00

Imputan a presuntos autores morales del crimen de empresario

El funcionario del Banco Central del Paraguay y catedrático universitario Eduardo Rojas, y su pareja Sonia López Correa, además del policía Pastor Silguero Añazco fueron imputados por homicidio doloso, en grado de autor, instigadora y cómplice, respectivamente, quienes fueron involucrados en el crimen del empresario Diosnel Vera, dueño de Neneco Automotores. El crimen del comerciante ocurrió el 16 de mayo pasado, en la ciudad de Fernando de la Mora.

Los sospechosos se abstuvieron de prestar declaración indagatoria ayer, ante la fiscala Casse Evelyn Giménez. La representación fiscal requirió a la jueza Letizia Paredes la prisión preventiva para los imputados. Para la fiscala, existen elementos de prueba que hacen suponer la responsabilidad de los sospechosos en el asesinato de Diosnel Vera. Según los datos, la víctima y el imputado Rojas tenían aparentemente un vínculo contractual económico por un total de G. 400 millones. En tal sentido, Rojas habría dado un poder especial sobre 2 fincas y 11 lotes que tenía como garantía por la suma mencionada. Sin embargo, Diosnel, en el transcurso del tiempo, habría transferido 4 de las propiedades a su nombre, por la falta de pago de parte de Rojas. Por otro lado, la fiscala Casse Giménez, que investiga el crimen del empresario, sospecha que el taxista Evert Daniel Samudio Ruiz Díaz sabía todo sobre el asesinato de Diosnel Vera, por lo que habría caído cuando menos en encubrimiento del homicida.

Según la agente del Ministerio Público, el taxista recibió un giro a su celular de 2 millones de guaraníes y cobró el dinero. Tras el crimen, el mismo quitó una calcomanía identificatoria que tenía sobre su taxi y luego lo repintó.

Para la fiscala, el hombre sabía lo que había ocurrido y calló, presumiblemente tras cobrar lo pactado con el autor material del crimen, Juan Silguero Añazco.