4 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
lunes 4 de julio de 2016, 01:00

“Íbamos a quedar mal ante la gente”

“Si no había imputación íbamos a quedar muy mal ante la gente. Íbamos a quedar como los mentirosos”, dijo una de las presuntas víctimas de Francisco Javier Bareiro, denunciado por acoso, al igual que su par Gustavo Ovelar.

“Una imputación podrá en primera medida comprobar que nosotros decimos la verdad y, como siempre, esperamos que se haga justicia, sabemos que el fiscal tomó con seriedad el caso, pero no entendemos por qué recién se hace la imputación”, señaló el denunciante.

“Nosotros como víctimas esperamos este momento, sufrimos mucho y si en verdad el fiscal tomó esa decisión nos van a dar un alivio muy grande porque todos quedamos afectados”, mencionó.

“Espiritualmente me dejó mal. Estoy débil, como cristiano ya no soy el mismo. Esas ganas de servir a la iglesia se fueron apagando”, explica el joven, que anteriormente fue catequista y ayudante del sacerdote al que denunció por haberle realizado propuestas indecorosas.

Luego de que se avivara la denuncia presentada en el 2012, se desató la batalla virtual en las redes sociales entre los feligreses que defendían a los religiosos y los que cuestionaban el supuesto actuar de los mismos.

La denuncia en contra de los sacerdotes dividió al pueblo guaireño en dos. Por un lado, están los que confían en la integridad de los curas y, por otro, los que piden justicia para los jóvenes.

Los jóvenes lamentaron en su momento que la congregación de los religiosos supuestamente les haya pedido que no se realizara la denuncia y que llegaran a un arreglo.