19 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 12 de agosto de 2017, 01:00

Huevos contaminados causan preocupación, pero no pánico, en UE

AFP

PARÍS - FRANCIA

El caso de los huevos contaminados con fipronil despertó sospechas sobre la composición de los alimentos entre algunos consumidores europeos, pero la mayoría de ellos reaccionaron con mesura y el impacto sobre las ventas fue reducido hasta el momento.

"No volveré a comprar mayonesa mientras esta historia no se haya esclarecido". Como varios consumidores, Hans Grofferbert, un empleado federal alemán, prefiere ser prudente cuando hace la compra.

Pero la mayoría de los ciudadanos europeos se tomaron el caso con calma, confiando en los mensajes tranquilizadores emitidos por las autoridades. "El artículo que leí esta mañana decía que no había riesgo para la salud, así que sigo comprando huevos", dice Jacky Kur en un supermercado londinense. "No tengo miedo, está en numerosos productos y si hay que evitar todos los productos que contienen huevos, no sé lo que nos queda", declara Else Steenbergen, de 28 años, en un supermercado del norte de Holanda. Como ella, son muchos los que no tienen intención de cambiar sus costumbres. Algunos, adeptos de los huevos bío, ven en ese caso un motivo para seguir comprándolos.

efecto sicológico. Pero, pese a que no ha cundido el pánico desde el inicio del escándalo, este suscita recelos entre algunos habitantes. "La próxima vez que vaya a comprar huevos, voy a pensar en esta historia. Seguro. Pero ¿cómo voy a reaccionar? Eso no lo sé", explica en Londres Yanis Philiparis, quien aseguró que estará más atento a la procedencia de los huevos que consume. "Este caso muestra los riesgos de fraude en los alimentos de origen animal y despierta en los consumidores recelos sobre el contenido de sus platos", afirma la Federación Romanche de Consumidores (FRC), en Suiza.

La cadena francesa de distribución Système U asegura que tuvo que tranquilizar a sus clientes. "La gente se interroga y nos hace preguntas. Es bastante normal cuando ocurren este tipo de casos, siempre hay un efecto sicológico", explica el portavoz del grupo.