20 de septiembre
Miércoles
Mayormente despejado
23°
35°
Jueves
Parcialmente nublado
19°
35°
Viernes
Mayormente despejado
18°
29°
Sábado
Nublado
17°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 17 de marzo de 2017, 14:22

Huelga general convocada en Argentina para abril suma una importante adhesión

Buenos Aires, 17 mar (EFE).- La huelga general convocada para el próximo 6 de abril por la Confederación General del Trabajo (CGT) en protesta contra el Gobierno argentino sumó hoy la adhesión de una de las dos alas en la que está dividida la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA), la segunda mayor entidad gremial del país.

"Vamos a ser parte del paro de 6 de abril porque creemos que tiene que ser un plebiscito inapelable, contundente, en contra de las políticas de ajuste de (el presidente argentino Mauricio) Macri", dijo hoy Hugo Yasky, secretario general de la CTA Autónoma.

En un contexto de creciente conflictividad con los sindicatos que el Gobierno atribuye a intentos políticos de desestabilización, la CGT, la mayor central obrera de Argentina, anunció este jueves que hará el 6 de abril una huelga nacional de 24 horas, sin movilizaciones.

En declaraciones a Radio Cooperativa, Yasky sostuvo que la huelga de abril, la primera contra el Gobierno de Macri, "tiene que ser clamor nacional para que ese día nadie dude de que la inmensa mayoría del pueblo argentino pide un cambio de rumbo".

El líder sindical indicó que la protesta convocada para el 30 de marzo por las dos alas en las que está dividida la CTA -central que agrupa, entre otros, a poderosos sindicatos de trabajadores estatales- se mantendrá, pero no con formato de huelga ese día sino como una "jornada nacional de lucha con movilizaciones en todo el país".

La convocatoria a la huelga fue resuelta este jueves por la conducción de la CGT tras la multitudinaria concentración de protestas que la central sindical realizó la semana pasada en Buenos Aires, con el apoyo de organizaciones sociales y algunas fueras políticas de oposición.

Los líderes sindicales critican la política económica del Ejecutivo que, a su juicio, ha supuesto pérdidas de puestos laborales, caída del consumo, impacto negativo en las industria por la apertura de las importaciones, alta inflación y recortes en el poder adquisitivo de los salarios.

Yasky advirtió hoy que el Gobierno se ha comprometido ante empresarios extranjeros a "domar el potro del sindicalismo argentino", lo que, a su juicio, va a significar "agregar una conflictividad gratuita" al país.

"Están encerrados en su propio laberinto. Llevaron el ajuste a un grado de salvajismo, arremetieron contra los sectores populares para cumplir el mandato de los más poderosos y ahora dan bastonazos de ciegos, denunciando golpismo donde simplemente hay un reclamo de la gente para poder seguir viviendo", opinó Yasky.