27 de junio
Martes
Mayormente despejado
20°
28°
Miércoles
Mayormente nublado
17°
27°
Jueves
Nublado
16°
26°
Viernes
Nublado
14°
22°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Deportes
domingo 11 de junio de 2017, 01:00

¡Huele a campeonato!

Sin mucho esfuerzo, Libertad sacó adelante el clásico Blanco y Negro. Sumó tres puntos al golear 3-0 a un desdibujado Olimpia, una victoria clave en la recta final del Apertura, pues en los papeles previos este era el rival a superar para comenzar a escuchar de a poco el grito de campeón.

Grande fue la diferencia futbolística entre uno y otro conjunto. Mientras uno sigue mostrando un juego colectivo que roza la perfección y se potencia gracias a las acciones individuales, el otro dejó en evidencia que volvió a caer en un pozo futbolístico.

El Olimpia de ayer volvió a mostrar grandes falencias defensivas, claro ejemplo los dos primeros goles del Gumarelo, especialmente el segundo, después de un saque lateral, y también ofensivas, donde no supo genera una clara chance de gol. Lento, previsible y sin rebeldía, así se lo vio al equipo de Éver Hugo Almeida, el cual volvió a abusar de los pelotazos desde zona defensiva. Un sistema de juego más que improductivo.

muy superior. El sector izquierdo franjeado sufrió mucho a raíz de lo incontenible que estuvo Antonio Bareiro. El Demonio aprovechó los errores de cobertura de Giménez y la lentitud de Ortiz para sacar ventaja. Por el otro sector, Jesús Medina no tuvo tanta trascendencia.

Si bien la contra fue el mejor aliado de Libertad, cuando el trámite lo exigía manejaba el balón a su antojo y con la comodidad de no ser presionado por los rivales.

Y se preguntarán: ¿qué hizo Almeida para cambiar la cara de un equipo que no reaccionaba? Metió dos cambios en el arranque de la complementaria, pero siguió con la misma figura táctica, por lo que no se vio cambio alguno.