17 de agosto
Jueves
Despejado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente nublado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
lunes 5 de junio de 2017, 01:00

“Hay que continuar con el proceso de ganar la confianza”

El viceministro de Obras, del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), Manuel Cano, se mostró esperanzado en que la modalidad 5074 de llave en mano funcionará en el país. Agregó que el principal desafío es ganar la confianza tanto de las constructoras internacionales y los bancos financistas.

“Realmente, es una modalidad y una ley nueva que estamos en etapa de implementación, con un proceso de credibilidad que tiene que generarse a nivel de los inversores internacionales y de las empresas también. Hemos tenido un proceso de desarrollo muy rápido con la ley”, aseveró.

Resaltó como un logro importante la adjudicación del primer proyecto, que es para la pavimentación de la ruta Naranjal-San Cristóbal. “Ya tenemos una concretada como el caso San Cristóbal-Naranjal, lo que quiere decir que la herramienta funciona. Solamente hay que continuar con el proceso de ganarse la confianza de las empresas y financistas del exterior e interior también”, enfatizó.

Continuó: “Dependiendo del tamaño de las obras, el financiamiento puede ser local o internacional, el caso de San Cristóbal es a nivel banca local, lo que permite también visualizar una posibilidad de desarrollo de obras con bancos nacionales y a nivel internacional se irán dando mejores procesos, aprendiendo también de alguna condicionante que en la ley seguramente hay que ir mejorando, por ejemplo, el caso del cierre financiero de los procesos, que nos tiene atados a la firma del contrato”.

Al mismo tiempo expresó: “De por sí la herramienta es muy válida y sobre todo al considerar que es complementaria del sistema tradicional de financiación, atendiendo a que con los paquetes que tenemos contratados con multilaterales como BM, BID, CAF, JICA, no llegamos a los niveles de inversión que se requieren para logar revertir el proceso de no inversión de muchos años en infraestructura”.

Según las constructoras, el problema principal es la dificultad para conseguir el financiamiento, pues con la modalidad de llave en mano la empresa adjudicada debe conseguir el préstamo para la construcción vial y el Estado asume la deuda y lo paga a largo plazo, después de que finalicen los tramos pautados en el pliego.