6 de diciembre
Martes
Tormentas
22°
29°
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Tormentas
21°
27°
Viernes
Lluvioso
20°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 1 de septiembre de 2016, 04:25

Hamilton, a recuperar el mando en Monza tras el triunfo de Rosberg en Spa

Redacción deportes, 1 sep (EFE).- El líder del Mundial de Fórmula Uno, el piloto británico Lewis Hamilton (Mercedes), buscará este domingo en el Gran Premio de Italia que se disputa en el circuito de Monza recuperar el mando del campeonato tras la victoria de su compañero y rival, el alemán Nico Rosberg, en Spa-Francorchamps.

La victoria del Rosberg en el circuito belga, propiciada por la penalización en la parrilla que tuvo Hamilton por cambiar de motor -pese a la cual el de Stevenage remontó desde vigésimo primer lugar de la salida al tercer puesto final-, rompió una racha de cuatro triunfos consecutivos del tricampeón mundial británico (Austria, Gran Bretaña, Hungría y Alemania) y volvió a apretar el campeonato.

No obstante, Hamilton salió razonablemente optimista de la primera carrera tras el parón estival gracias a un gran pilotaje que le permitió minimizar el daño de comenzar desde la parte trasera, mientras que Rosberg no consiguió sacar toda la ventaja que se prometía cuando partió desde la 'pole', ya que el buen hacer de su compañero redujo el botín de puntos esperado.

"Spa fue tan bueno como fue posible al limitar los daños. Fue un resultado fantástico para mí y para el equipo, estoy muy agradecido a ellos. Ahora vamos a Monza, un circuito que conozco bien y que es imposible no admirar", declaró Hamilton, que sabe bien lo que es ganar en el trazado lombardo, con tres victorias en las últimas cuatro ediciones y cuatro 'poles'. Rosberg nunca ha levantado los brazos como ganador en este podio.

Nueve puntos separan a Hamilton y Rosberg, de los 232 del líder británico a los 223 del aspirante teutón, que sumó su sexto triunfo del año y empata a victorias con su compañero en los doce triunfos de la escudería Mercedes en trece Grandes Premios disputados.

En lo que llevamos de temporada, solo un 'intruso' se ha colado con una victoria en el dominio de las 'flechas plateadas': el holandés Max Verstappen (Red Bull), que logró la victoria en el Gran Premio de España batiendo todos los récords de precocidad, después de que la lucha fratricida entre los Mercedes terminara con ambos coches eliminados.

Verstappen volvió a ser protagonista la semana pasada en Spa, ya que su estilo agresivo de conducción le granjeó las críticas de los pilotos de Ferrari, que se vieron involucrados en un incidente con él durante la primera curva, que obligó tanto al alemán Sebastian Vettel como al finlandés Kimi Raikkonen a pasar por los talleres.

"Hace algunas maniobras dudosas y la parrilla no está contenta con su forma de actuar", se quejó el tetracampeón del mundo alemán entre 2009 y 2012 tras la carrera en Spa. Manifestaciones similares se pudieron oír a través de la radio de carrera por parte del finlandés, campeón mundial en 2007.

"Yo sólo he defendido mi posición. Si a alguien no le gusta, es su problema", respondió sobre el trazado belga Verstappen, que terminó undécimo la carrera belga. Vettel fue sexto y Raikkonen, noveno.

Si en Spa fue noticia la remontada de Hamilton, tampoco le fue a la zaga la actuación del bicampeón mundial español Fernando Alonso (McLaren-Honda), que salió del último lugar por cambiar el motor y concluyó séptimo en una carrera en la que llegó a ser cuarto.

"Poder defendernos de otros coches en un circuito desfavorable para nosotros es una novedad y estar en los puntos es buena señal para el equipo", dijo Alonso tras la carrera.

En Monza, el ovetense afrontará un nuevo terreno poco favorable para su MP4-31, ya que se trata del circuito más rápido del campeonato y compromete la potencia del monoplaza, un aspecto en el que el motorista Honda en su segundo año de reencuentro con McLaren todavía no está al nivel de los equipos con los que compite, como Force India o Williams, ambos con potencia Mercedes.

Su compatriota Carlos Sainz (Toro Rosso), que hoy cumple 22 años, llega al Gran Premio de Italia tras la decepción del pinchazo que le dejó fuera de carrera en Spa, y buscará en Monza (circuito que está a apenas 300 kilómetros de la sede de Toro Rosso, en la localidad de Faenza) recuperar el sitio en la zona de puntos, donde no ha podido estar en las últimas dos carreras.

El mexicano Sergio Pérez (Force India) intentará puntuar por tercera vez consecutiva en una carrera, algo que solo ha conseguido una vez esta campaña; mientras que su compatriota Esteban Gutiérrez (Haas) seguirá aspirando a los lugares de privilegio. Lleva cuatro undécimos lugares esta temporada y en Spa fue duodécimo.

Monza, un circuito de 5,793 kilómetros al que se darán 53 vueltas el próximo domingo, destaca por sus largas rectas, que permiten llevar el monoplaza al máximo de su velocidad durante más de dos tercios del recorrido. La velocidad máxima puede alcanzar los 350 kilómetros por hora.

Un abrupto doble giro derecha-izquierda tras la recta de meta pone la primera dificultad del circuito nada más iniciar la salida, además de las peligrosas curvas a derechas 6 y 7, que llegan a los 90 grados en la parte más lenta del trazado.

El fabricante italiano Pirelli ha puesto a disposición de los equipos los neumáticos medio, blando y superblando para un fin de semana en el que se espera un tiempo soleado y con temperaturas altas, superiores a los 30 grados centígrados.