9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
sábado 13 de agosto de 2016, 01:00

Hacienda insiste en que órgano no administrará fondos

El ministro de Hacienda, Santiago Peña Palacios, insistió en que el trabajo de la Superintendencia de Fondos de Pensiones será similar al de la Superintendencia de Bancos y que no administrará los fondos de pensiones, sino que los regulará.

El caso guarda relación con el proyecto de ley que crea un organismo de control de las cajas previsionales tanto públicas como privadas, elaborado por el Poder Ejecutivo y que será presentado al Congreso en breve. Este proyecto es rechazado por el sector privado.

De acuerdo con las explicaciones que brindó el ministro, se cree que la Superintendencia de Fondos de Pensiones va a ser el organismo regulador de la seguridad social que va a decir a los cuántos años va a tener que jubilarse una persona. Agregó que el rol de este órgano es asegurar que el dinero que todos los meses se está poniendo en una caja previsional sea invertida de manera prudente, razonable y con criterio de seguridad, que hoy no existe. Añadió que definir los criterios con los cuales se va a jubilar una persona es responsabilidad del Ministerio de Trabajo.

FONDOS. Consultado si el proyecto de ley que crea la Superintendencia de Pensiones va a permitir que los fondos previsionales de cualquiera de las cajas se usen para préstamos al sector privado, aseguró que no, y que va a regular y a monitorear que la caja previsional invierta bajo criterios prudenciales.

“Es lo mismo como funciona un banco. Alguien pone su plata en un banco, pero la Superintendencia no le dice al banco a quién le tiene que prestar, pero se asegura que la plata sea invertida de manera cuidadosa para cuando quieras retirar tu plata. Eso es lo que va a hacer la Superintendencia de Fondos de Pensiones: Va a asegurarse que tu plata sea bien invertida para evitar lo que pasó con Cajubi y con los jubilados bancarios”, ejemplificó.

Agregó que en ausencia de un regulador, el dinero de los asegurados de la Caja Bancaria fue mal invertido, lo que provocó que le cueste al Estado y a todos los contribuyentes –con sus impuestos– G. 30.000 millones. Recordó que los problemas de las cajas de pensiones son siempre un problema fiscal, que terminan siendo pagados a través de impuestos.