26 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
domingo 19 de marzo de 2017, 01:00

“Hace falta generar financiamiento para los proyectos de innovación”

Miguela Lombardo

mlombardo@uhora.com.py

Sus primeras armas en emprendimientos sociales las hizo en la oenegé Techo Paraguay; luego fundó en sociedad Koga Impact Lab SA, un emprendimiento creado para promover y acelerar proyectos con impacto social. Allí surgió Gramo, orientado a destacar proyectos que inspiran a la acción, que fue creciendo y hoy se transmite en simultáneo a otras ciudades, se promociona por internet duplicando su audiencia; está en YouTube, donde tiene más de 300 charlas que inspiran y se realiza en diversas ciudades de Latinoamérica, pasando de ser una plataforma paraguaya a una latinoamericana.

–¿Qué es lo que más le gusta de esta actividad?

–Originalmente era muy escéptico de que una actividad podría generar una trasformación. Cuando vi que Gramo genuinamente inspira a la acción, me di cuenta de que esto es algo que realmente me motiva, porque es allí donde generaremos masa crítica, vamos a inspirar a más gente a subirse al barco, a creer que se puede y tener esperanza de que puede generar la transformación.

–¿Qué le inspira de Gramo?

–Las cosas concretas que han pasado. En el primer año que hicimos Gramo, Robert Cano habló del bono demográfico y de la necesidad de que haya una forma de proteger a los niños que estaban sufriendo desnutrición. Él logró, a través de la difusión de su video en Gramo y de otras cosas que hizo, que se transforme en una ley su plan para eliminar la desnutrición infantil. Hay cosas que suceden a partir de que nos enteramos de más de ideas y proyectos que alguien tiene.

–¿Qué se logró con Gramo?

–Gramo generó una comunidad de gente que quería un cambio, que quería emprender; muchos nos pedían ayuda para emprender. Así generamos el programa Transformadores, donde les damos herramientas para poder llevar sus ideas a la acción o para potenciar sus proyectos. De ahí pasamos a identificar proyectos interesantes a través de una plataforma de concursos llamada Trampolín. Hoy tenemos cuatro concursos en los que somos parte: Tigo Conecta, Samsung Soluciones para el futuro; Innovando Paraguay, de Senatics; Comprometidos, y este año el Innovation Lab, donde los emprendedores presentan sus ideas, las mejores son premiadas y reciben capital semilla, acompañamiento e incubación para desarrollar su proyecto.

–¿El último logro?

–Creamos Loffice para que existan más espacios de trabajo compartido en Paraguay, porque el trabajo compartido genera colaboración y la colaboración genera abundancia. Lo último que tenemos es el Impact Lab, que es nuestra incubadora aceleradora de proyectos.

–¿Cuál es la expectativa con lo logrado?

–Nuestras expectativas son tantas, pero resumiendo es que los paraguayos veamos al emprendimiento y la innovación como la llave para el desarrollo acelerado de nuestro país. Allí nuestro gran desafío es que se genere una masa crítica de emprendedores, innovadores, al servicio de la sociedad y que entiendan que pueden cumplir un rol transformador.

–¿Cuál es el mayor obstáculo con el que tropezó?

–El desafío más grande es comunicar de la mejor manera lo que hacemos, pero como un trabajo a largo plazo. Es algo que eventualmente se irá instalando de a poco en la agenda pública y común y el público tendrá como un mayor conocimiento de los conceptos con los que trabajamos.

–¿Cuál es el desafío?

–El desafío que nos quita el sueño es que esto genere impacto genuino y que resuelva problemas importantes en nuestro país. Somos un intermediario entre un problema y un emprendedor, pero si no hay más emprendedores dispuestos a resolver ese problema, vamos a quedarnos limitados en nuestra capacidad de impactar en el país. El gran desafío es que haya más emprendedores que se jueguen por esto, pues son los que van a generar impacto y cambiar la realidad.

–¿Tiene un sueño con este emprendimiento?

–Mi sueño es que vivamos en un Paraguay que esté a la altura de lo que se merece nuestro país en los próximos 20 años. Tenemos muchas diferencias, nos peleamos por muchas cosas, tal vez en el ámbito político eso se ve más acentuado, pero tenemos que poder reunirnos detrás de una causa nacional donde el fin de la pobreza esté en el medio de todo esto y que todos podamos ver que podemos contribuir al desarrollo de reducir o eliminar la pobreza en 20 años.

–¿Qué falta para que tengan más alcance?

–Sucede que en Paraguay el sector privado y la sociedad civil Koga, con otros actores, generaron un ecosistema que promueve el emprendimiento. Hoy tenemos un ecosistema funcionando donde el Estado todavía tiene un rol muy limitado. Nuestro desafío para que esto tenga escala y llegue a todos los rincones del país es que el Estado tome al emprendimiento y a la innovación como una herramienta para el desarrollo del país como hicieron en Chile, Argentina, Colombia. La escala aumentará solo si podemos aliarnos al Estado y generar políticas públicas favorables para que siga desarrollándose.

–¿Qué hace falta para eso?

–Estamos trabajando con la Secretaría de Mipymes, con Incupar, Senatics, Secretaría Técnica de Planificación, el Ministerio de Hacienda, para generar políticas públicas. Lo otro es que Conacyt apoye la innovación que hoy no tiene presupuesto. También falta generar alternativas de financiamiento para esos proyectos.

–¿Una reflexión final?

–Lo que no se hizo no quiere decir que no se puede hacer. En Paraguay antes era difícil pensar que exista una empresa que promueve el emprendimiento de impacto, hoy hay. La otra reflexión es que la colaboración es el nuevo paradigma con el que tenemos que trabajar todos. Tenemos muchas cosas que aprender de lo que ya se hizo y tenemos también, para poder masificar lo que queremos hacer, que trabajar con todos.