26 de junio
Lunes
Mayormente nublado
20°
28°
Martes
Parcialmente nublado
20°
28°
Miércoles
Mayormente nublado
17°
27°
Jueves
Nublado
16°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
jueves 16 de febrero de 2017, 01:00

Hace cuatro años y ocho meses

Se cumplieron ayer cuatro años y ocho meses de la masacre de Curuguaty en Marina Cué.

El objetivo de aquellos 17 muertos fue claro. Dar un escarmiento al campesinado mediante una represión totalmente desproporcionada para que desaparecieran las invasiones de campesinos sin tierra.

Una semana después se aprovechaba este hecho sanguinario para, mediante un juicio exprés parlamentario, derrocar a un presidente cercano al pueblo.

La dictadura de Stroessner amedrentaba al pueblo con torturas, muertes y exilios. En la transición (transación o traición) se logra lo mismo mediante el uso corrupto de la in-Justicia que tenemos.

Y este es el tema sobre el que, hoy jueves 16, el Dr. Jorge Lara Castro hablará a las 11.30 en Radio Fe y Alegría 1300 AM, en el programa Ríos de Palabras.

Ayer se cumplieron cuatro años y ocho meses de la masacre de Curuguaty en Marina Cué. Después siguió el apresamiento de 12 paraguayos y paraguayas, porque sus nombres aparecieron en la hoja de un cuadernito que vio el fiscal Jalil Rachid y, luego, se perdió, dicen, porque cayó al arroyo. También se perdieron otras pruebas que habrían ayudado a los campesinos, como la grabación del helicóptero y se introdujeron fuera de tiempo otras en su contra.

Y, sobre todo, repetimos, solamente se investigó la muerte de los seis policías y no de los once campesinos.

Luego siguió un juicio lleno de irregularidades, la sentencia, la primera apelación y, ahora, estamos en la segunda apelación. Mientras tanto, siguen campesinos inocentes presos.

Curuguaty es un caso referente al tema del Dr. Jorge Lara, hoy.

Antes, durante la dictadura, se torturaba, se mataba o exiliaba. En esta época del siglo XXI en Curuguaty se asesinó, hubo un torturado y se usó una nueva manera de amedrentar: el juicio a doce inocentes y la imputación a un centenar de campesinos inutilizados por simples sospechas.