20 de septiembre
Miércoles
Mayormente despejado
23°
35°
Jueves
Parcialmente nublado
19°
35°
Viernes
Mayormente despejado
18°
29°
Sábado
Nublado
17°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
viernes 15 de septiembre de 2017, 01:00

Hace cinco años y tres meses

Hoy hace cinco años y tres meses de la masacre de Curuguaty en Marina Cué.

Actualmente todo lo referente a la masacre y siguiente juicio sigue así.

En un juicio lleno de irregularidades todos fueron condenados, a pesar de la carencia de pruebas, por la muerte de seis policías. La muerte de los once campesinos ni se investigó. Como premio el fiscal autor de estas irregularidades fue premiado con el Viceministerio del Interior. No le duró mucho el cargo y actualmente es fiscal de Medioambiente.

A todos los once acusados se les condenó. Las más graves son las penas de 18, 20 y 35 años. Hicimos dos apelaciones y nada.

Actualmente está en la Corte Suprema como condenados, pero que su juicio va a ser examinado por el modo presuntamente anticonstitucional.

La Corte Suprema tiene que formar un tribunal para ello y luego tiene un plazo para dar su veredicto.

La esperanza no la perdemos, pero la compraventa de sentencias y el sometimiento a intereses políticos hace que la corrupción esté presente en la justicia que tenemos.

Curiosamente esta causa de la masacre fue el argumento usado por el Senado para quitar de la presidencia a Fernando Lugo. Los presos siguen condenados pero a Fernando Lugo precisamente lo nombraron presidente del actual Senado.

Es muy conocido por la opinión pública todo lo referente a esta masacre de Curuguaty en Marina Cué y ahora es la última ocasión para que estos presos inocentes permanezcan, cuatro de ellos, por muchos años en Tacumbú.

El Colectivo Nulidad Ya, que agrupa a los que llevamos cinco años de diversas asociaciones trabajando en esta causa, pide la ayuda de todos. Necesitamos la difusión de esto y que la Corte Suprema sepa que queremos justicia para todo lo referente a la masacre de Curuguaty en Marina Cué. Aquí justicia es libertad para los detenidos.