3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 5 de agosto de 2016, 19:43

Guatemala y Honduras se ponen en pie de guerra para combatir la violencia

Guatemala, 5 ago (EFE).- Guatemala y Honduras dieron hoy un paso al frente para combatir de manera más efectiva la violencia que azota la región, una de las más afectadas por las pandillas y el narcotráfico, que junto a la debilidad institucional, la convierten en una de las zonas más cruentas del mundo.

Los presidentes de ambos países, Jimmy Morales y Juan Orlando Hernández, se reunieron este viernes a puerta cerrada en la Finca Santo Tomás, en el departamento sureño de Escuintla (Guatemala), junto a funcionarios y ministros de ambas naciones, con el fin de empezar a trazar un plan trasnacional en contra de esta lacra.

La propuesta, que será trasladada también a El Salvador, busca que los tres países, que integran el Triángulo Norte de Centroamérica, aúnen esfuerzos y creen una fuerza "trinacional" con la ayuda de las fiscalías, los Ministerios de Interior y Defensa, y los servicios de Inteligencia, pues esta problemática requiere de una labor regional para que pueda ser erradicada.

"Hemos creído que si la criminalidad organizada tiene sus tentáculos, se mueve y ejecuta operaciones en contra de nuestra gente sin importar fronteras ni otro tipo de barreras, los Estados tenemos que hacer un esfuerzo en conjunto, coordinado y altamente efectivo", proclamó Hernández en una rueda de prensa posterior, en la que estuvo acompañado por su homólogo guatemalteco.

Ambos, satisfechos por los primeros compromisos alcanzados, revisaron junto a miembros de sus Gobiernos protocolos y acuerdos ya existentes, como el Grupo de Alto Nivel en Seguridad y Justicia (Gansej), que tiene como objetivo el trabajo conjunto en Inteligencia para el combate del crimen organizado trasnacional, o el Centro de Antipandillas Trasnacionales (CAT).

El objetivo es fortalecer las acciones contra los grupos delincuenciales con intercambio de información policial y una buena coordinación de los servicios de inteligencia, pues esta mejora en la capacidad y en la respuesta permitirá lograr resultados en un corto tiempo.

Estos trabajos compartidos entre Guatemala y Honduras, que iniciarán próximamente, son la antesala de un "esfuerzo tripartito" al que esperan que se una El Salvador para dar así "seguridad, paz y tranquilidad" a los ciudadanos, incidió Hernández, quien dijo que esta era una nueva oportunidad de fortalecer las relaciones.

"Creo que en la historia reciente de nuestros países, hoy más que nunca estamos trabajando muy de cerca, con metas concretas y llevando adelante algo que va a ser de beneficio para nuestros pueblos", enfatizó el mandatario hondureño, una opinión compartida por Morales, quien aseguró que el trabajo con el país vecino ya ha dado sus frutos.

La fuerza de Tarea Interinstitucional Chortí, ubicada en la frontera, ha permitido el desmantelamiento de "muchas bandas de delincuencia organizada", apostilló Morales, y su homólogo lo completó: "Ha sido sumamente efectiva. Ya ahora la zona del occidente de Honduras, fronteriza con Guatemala, dejó de ser un paraíso para narcotraficantes y miembros del crimen organizado que tanto daño y tantas muertes nos causaron".

Centroamérica, en especial el Triángulo Norte, es una de las zonas del mundo más violentas pese a que no se desarrolla una guerra convencional, y esta tesitura afecta gravemente la vida de una región marcada por la pobreza que ha decidido emigrar de forma masiva a Estados Unidos y México, los principales destinos.

Para hacer frente a esta violencia y a la falta de oportunidades que provoca la inmigración, el pasado febrero, el presidente de EE.UU., Barack Obama, solicitó al Congreso una partida de 750 millones de dólares de ayuda a Centroamérica dentro del presupuesto de 50.100 millones para el año fiscal 2017.

Esos 750 millones se sumarían a los otros 750 millones aprobados por el Congreso en diciembre pasado para afianzar el fortalecimiento institucional de los países de origen del mayor grueso de indocumentados: Guatemala, El Salvador y Honduras, bajo el conocido Plan de la Alianza para la Prosperidad.

Precisamente el esfuerzo entre Guatemala y Honduras, dijeron sus presidentes, encaja a la perfección en los objetivos de este plan, aunque reconocieron que es necesario el acompañamiento de países como EE.UU. y México, pues las últimas investigaciones evidencian que muchas de las extorsiones provienen de estos lugares y no solo de la región.

La agenda para completar este plan continuará el 12 de agosto, cuando se prevé que los ministros de Defensa e Interior de los tres países se reúnan en El Salvador para afinar detalles, y posteriormente, el día 16, en el marco de la toma de posesión del presidente de República Dominicana, se podría hacer una reunión de los tres mandatarios.