23 de marzo
Jueves
Mayormente nublado
21°
30°
Viernes
Parcialmente nublado
22°
32°
Sábado
Muy nublado
22°
32°
Domingo
Nublado
22°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 5 de septiembre de 2016, 12:55

Guatemala rechaza el informe de la OEA por el crimen de un niño en una zona de adyacencia

Guatemala, 5 sep (EFE).- El Gobierno de Guatemala rechazó hoy el informe presentado el pasado 26 de agosto por la OEA sobre el asesinato de un niño guatemalteco en la zona de adyacencia con Belice por tener "falencias" y solicitará a ese organismo hemisférico una ampliación de la investigación.

"Rechazamos categóricamente el informe dado por la Organización de Estados Americanos (OEA)", dijo el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, y adelantó que el próximo miércoles su Gobierno pedirá a ese ente que amplíe la investigación para que "sea concluyente y que tenga implicaciones penales para los responsables".

El informe, encargado por la OEA a dos expertos independientes, asegura que el menor guatemalteco Julio René Alvarado, de 14 años, se adentró al este de la línea de adyacencia y recibió disparos de guardabosques de una ONG beliceña que forman parte de las patrullas de vigilancia.

El niño fue asesinado el 26 de abril pasado de al menos ocho disparos que recibió por la espalda.

El ministro guatemalteco de Relaciones Exteriores, Carlos Raúl Morales, también fue tajante en el sentido que no van a pedir disculpas a Belice por este incidente, como lo solicitó el primer ministro de ese país, Dean Barrow.

"Guatemala de ninguna manera va a pedir disculpa por el asesinato del niño", enfatizó el canciller, quien calificó de "cínico" a Barrow.

Anunció que el próximo miércoles entregará en Washington al secretario de la OEA, Luis Almagro, los resultados de un análisis técnico y científico realizado por una comisión de expertos de alto nivel conformada por instituciones públicas al primer informe del organismo hemisférico.

Este equipo también llegó a la conclusión de que el informe de la OEA no es "exhaustivo ni concluyente" y que tiene "falencias", sostuvo el jefe de la diplomacia en la rueda de prensa en la que también participó, entre otros, el vicepresidente Jafeth Cabrera.

El informe de los dos expertos de la OEA se basa en relatos de testigos, en revisión de correspondencia pero "sin documentos sustantivos de fondo", afirmó.

Ana Elena Guzmán, del MP, aseguró que la investigación de los dos expertos independientes "carece de soporte científico y de campo" porque "no hubo resguardo de la escena del crimen".

Mientras que el experto de Inacif, Sergio Rodas, explicó que "existen incongruencias" entre el número de heridas que sufrió el menor.

El ministro del Exterior informó de que también solicitará a Almagro que incorpore un tercer experto a la comisión para que "oriente" la ampliación de la primera investigación sobre la muerte del menor, con la que suman diez asesinatos de guatemaltecos en la zona de adyacencia con Belice.

Morales subrayó que "nos preocupa" que los incidentes estén generando "daño" a las relaciones con Belice, por lo que "estamos conscientes de que tenemos que resolver el diferendo territorial y hacer consultas populares en cada país".

Reconoció que el informe de la OEA "saca a luz pública el uso de paramilitares para patrullas en la línea de adyacencia" y eso "nos tiene muy preocupados".

El canciller explicó que solicitaron el apoyo de la organización humanitaria Grupo de Apoyo Mutuo (GAM) para ver cómo el caso se puede presentar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En ese sentido, el abogado del GAM, Mynor Alvarado, dijo que hubo una "extralimitación" de las fuerzas beliceñas y que "se puede enderezar un proceso penal también a nivel nacional para los que resulten responsables".

"En la zona hay un gran drama humano porque no se sabe cuándo se está en el área que administra Belice y cuándo en el lado de Guatemala", expresó.

Guatemala y Belice mantiene un litigio territorio desde hace más de 150 años.

Guatemala reclama 12.272 kilómetros cuadrados del territorio que hoy ocupa la excolonia británica, lo que representa un poco más de la mitad de ese país.