10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 10 de noviembre de 2016, 13:49

Grupos de DDHH denuncian "intentos de negar genocidio" de la dictadura argentina

Buenos Aires, 10 nov (EFE).- Organismos de derechos humanos de Argentina, como las Abuelas de Plaza de Mayo, afirmaron hoy que en los últimos meses han advertido "intentos por negar el genocidio" producido durante la última dictadura (1976-1983) y ratificaron que fueron 30.000 los detenidos desaparecidos en ese periodo.

En un comunicado titulado "Son 30 mil", diversas organizaciones destacan que en los últimos meses han advertido "intentos por negar el genocidio" producido durante el periodo dictatorial y denunciaron una "campaña de desprestigio" en su contra.

También señalaron intentos de "reinstalar la teoría de los dos demonios" -que compara la violencia de las organizaciones guerrilleras con la del Estado antes y durante el régimen- y "desprestigiar la lucha de los organismos de derechos humanos".

"Abierta o solapadamente, se trata de relativizar los crímenes aberrantes del terrorismo de Estado y poner en cuestión la lucha de los organismos", señala el texto.

Esta situación se da luego de la polémica desatada después de que el Gobierno divulgara esta semana un registro oficial que afirma que al menos 8.571 personas fueron asesinadas o desaparecidas por el Estado durante el régimen de facto y los tres años previos, una cifra que contrasta con los 30.000 víctimas que los organismos de derechos humanos aseguran que dejó el terrorismo de Estado.

Además, desde la llegada de Mauricio Macri a la Presidencia del país, en diciembre de 2015, varios han sido los roces entre el nuevo Gobierno y los organismos, muchos de ellos fuertemente vinculados con los Gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y su esposa, Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

En enero pasado, el entonces ministro de Cultura de Buenos Aires, Darío Lopérfido relativizó los números de 30.000 desaparecidos al sugerir que es una cifra que "se arregló en una mesa".

Asimismo, Macri dijo en una entrevista en agosto no tener "idea" de si los desaparecidos durante lo que llamó "guerra sucia" fueron 30.000.

"Vamos a seguir sosteniendo nuestras banderas. Vamos a seguir llevando genocidas ante la justicia, sean militares o civiles. Vamos a seguir reclamándole al Estado que mantenga las políticas de Memoria, Verdad y Justicia, y que nos brinde respuestas, como el hallazgo de los cuerpos de las miles de víctimas", remarca el texto divulgado hoy.

Abuelas y Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Familiares e HIJOS Capital fueron los organismos que firmaron el documento.

"Vamos a seguir construyendo esta democracia sin impunidad. Vamos a seguir buscando a los centenares de nietos que todavía hoy están desaparecidos. Vamos a seguir reivindicando la lucha de nuestros seres queridos y gritando bien fuerte: ¡30 mil detenidos-desaparecidos presentes, ahora y siempre!", concluye.

El secretario de Derechos Humanos de Argentina, Claudio Avruj, insistió este miércoles en que el informe que divulgó el Gobierno el lunes sobre el número de desapariciones y asesinatos ocurridos en la dictadura y los tres años previos fue realizado en 2013 por el kirchnerismo y rechazó que fuera una "provocación", como dijo la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

"El informe que brindamos fue el que confecciona el Registro Unificado de Víctimas de Terrorismo de Estado (RUVTE), que fue creado durante el Gobierno kirchnerista, por mi antecesor, en 2013" y "no fue una provocación" hacia los organismos de derechos humanos, afirmó Avruj, para subrayar que el hecho de divulgarlo ahora respondió a la petición de una asociación civil de acceder a esa información pública.

No obstante, hizo hincapié en que el número divulgado "bajo ningún punto de vista es definitivo" ni invalida otros datos que faltan por incorporar de archivos que aún no se abrieron.

"No tiene nada que ver con la discusión de los 30.000, que es un numero que sigue abierto y estamos investigando", aseveró el secretario.