7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
domingo 17 de julio de 2016, 01:00

Gran esquema de seguridad para lectura de la sentencia

El ministro del Interior, Francisco de Vargas, afirmó que el Ejecutivo en coordinación con el Poder Judicial prevén implementar un fuerte dispositivo de seguridad mañana lunes, durante la lectura de la sentencia del caso Curuguaty.

De Vargas lamentó que existan grupos que busquen nuevamente incidentar, tal como ya sucedió hace una semana en plena sala de juicio oral. Despotricó en contra de Fernando Lugo y Carlos Filizzola, y sostuvo que los mismos caen en permanentes contradicciones.

El Tribunal de Sentencia, presidido por Ramón Trinidad Zelaya e integrado por Samuel Silvero y Benito González, presentará la sentencia completa del caso en el salón auditorio de la sede judicial. El inicio está previsto para las 11.00

El pasado lunes se leyó la parte resolutiva, que condenó a altas penas carcelarias a los 11 campesinos procesados.

“Quieren volver a incidentar la lectura de la sentencia. A mí me sorprendió que el lunes pasado reconocidas figuras del ámbito jurídico eran quienes encabezaban los incidentes”, aseguró el ministro en el espigón presidencial, poco después de que el presidente Horacio Cartes abordara el vuelo que lo va a trasladar a Israel, en visita oficial.

De Vargas manifestó que le puso al mandatario al tanto del operativo, que pretende reunir a más de 1.500 policías alrededor del Palacio de Justicia.

“La violencia no es el camino para revertir el fallo judicial del caso Curuguaty, para eso están las instancias correspondientes”, manifestó.

Aseguró que detrás de todo esto, existe una manipulación política.

“El ministro de ese entonces era Filizzola y el presidente era Lugo, al día siguiente el jefe policial de Canindeyú, que lideró el operativo, es premiado con un alto cargo, eso quiere decir que estaban de acuerdo con todo el operativo que hoy critican, saquen ustedes sus propias conclusiones”, afirmó.

El ministro enfatizó que con la dotación policial no se busca amedrentar a los familiares de los condenados ni mucho menos a organizaciones que apoyan la causa, sino la idea es proteger y garantizar el debido proceso judicial.