23 de septiembre
Viernes
Parcialmente nublado con chubascos
17°
21°
Sábado
Chubascos
17°
25°
Domingo
Parcialmente nublado
21°
31°
Lunes
Parcialmente nublado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 19 de marzo de 2017, 01:55

Golovkin unifica el título mediano al vencer a Jacobs y está "listo" para enfrentar a Álvarez

Nueva York (EE.UU.), 18 mar (EFE).- El púgil Kazako Gennady Golovkin unificó esta noche el título del peso mediano al ganar por decisión unánime al estadounidense Daniel Jacobs y unificó el título mediano en una pelea disputada a 12 asaltos en el Madison Square Garden.

Nada más conocerse el resultado de los tres jueces, con dos que dieron una puntuación de 115-112 y otro de 114-113 para Golovkin, el campeón kazako, en las primeras declaraciones que realizó desde el cuadrilátero, dijo que no tenía ningún problema en enfrentarse al campeón mexicano Saúl "Canelo" Álvarez.

"Estoy listo, estoy listo... para enfrentarme a él", repitió Golovkin, que le tocó vivir la pelea más dura y larga en su brillante carrera como profesional, que sigue con marca invicta de 37-0 y 33 nocáuts.

De ahí, que tampoco se descarte otra pelea revancha con el púgil estadounidense, que demostró también su condición de campeón que dejó su marca en 34-2, con 29 triunfos conseguidos por la vía rápida.

Golovkin, de 34 años, que ha ganado 33 de sus 36 peleas antes del límite, incluyendo las últimas 23 desde 2008, que lo hizo ser favorito en las apuestas, por primera vez en su carrera llegó al duodécimo asalto.

Precisamente, el ataque agresivo que hizo en los últimos tres minutos de acción fueron los que desequilibraron la balanza a su favor, después de que en el cuarto asalto hubiera tirado a la lona a Jacobs, de 30 años, que al concluir la pelea colapsó en la esquina por el esfuerzo realizado.

Golovkin, que ponía en juego los títulos del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Federación Internacional (FIB) y Organización Internacional (OIB), le quitó el de la Asociación Mundial (AMB), que estaba en poder de Jacobs.

A pesar de la derrota, Jacobs ofreció una gran pelea en la que nunca puso en peligro a Golovkin, pero si le colocó potentes golpes de derecha y trabajó de manera excelente con su directo de izquierda, que fue el que le permitió alargar la pelea los 12 asaltos.

Más cuando en el cuarto recibió una duro castigo con dos derechas de Golovkin, una primera al cuello, y otra a la mandíbula que lo mandaron a la lona, la tercera vez en su carrera que le sucedía.

Se recuperó bien, pero perdió también el quinto y sexto asaltos han sentirse preocupado tras probar el poder de los puños del campeón Kazako.

Pero Jacobs, más conocido como el "Hombre Milagro" tras superar un cáncer óseo, supo colocarle a Golovkin golpes desde fuera de la distancia, y recuperó el terreno en el séptimo asalto, que fue el más sucio del combate, y el que más incomodó al campeón Kazako, que recibió algunos por debajo del cinturón.

Eso hizo que Jacobs aprovechase el momento y volvió a ganar el octavo al trabajar perfecto el directo de izquierda.

Pero en el noveno Golovkin recuperó la compostura y lo comenzó de nuevo a castigar al colocarle una derecha demoledora que no tuvo continuidad porque sonó la campana y salvó a Jacobs de males mayores.

Aunque Jacobs colocó una buena derecha, el décimo asalto también fue para Golovkin, que ya estaba arriba en las cartulinas 96-93, pero no había podido definir por la vía del "nocáut".

El excampeón estadounidense volvió a surgir en el undécimo asalto con un boxeo de clase y estrategia al mantener a Golovkin a la distancia y los directos le dieron los puntos necesarios para ganarlo.

El duodécimo era el territorio desconocido en la carrera profesional de Golovkin, nunca antes, había tenido que llegar al último asalto para definir una pelea.

Sin embargo, respondió como los campeones y conocedor que necesitaba atacar de el inicio de la campana hasta el final, Golovkin lo hizo de manera inteligente, pero sin cederle ni un palmo de espacio en el cuadrilátero a Jacobs, que tuvo que estar todo el tiempo a la defensiva.

Golovkin colocó los mejores golpes y también se llevo los puntos que necesitaba para asegurar una victoria merecida y que lo mantienen como uno de los mejores campeones que hay actualmente en el mundo del boxeo.