3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 30 de agosto de 2016, 17:01

Gol busca crecer en Latinoamérica gracias al Cono Sur, el Caribe y Bolivia

Buenos Aires, 30 ago (EFE).- La aerolínea brasileña Gol, líder en su país y una de las más importantes de Latinoamérica, confía en seguir creciendo gracias a una mayor presencia en Suramérica -en concreto en el Cono Sur y Bolivia- sin descuidar el Caribe, dijo hoy a Efe Eduardo Bernardes, vicepresidente la compañía.

"Tenemos una confianza muy grande con los mercados de Suramérica, que van a seguir creciendo, y nuestro objetivo principal es estar muy fuertes en la región para aprovechar este crecimiento", expresó Bernardes en una entrevista concedida a Efe en Buenos Aires.

Argentina es uno de los lugares donde la compañía más ha aumentado las operaciones en los últimos tiempos, al igual que ha ocurrido con Uruguay, Chile, Paraguay y Bolivia, sin perder tampoco de vista sus destinos en el Caribe (República Dominicana y Surinam).

Este refuerzo de las operaciones es clave para la estrategia actual de Gol y contracara de lo que ocurre en el mercado de Brasil, donde la coyuntura económica llevó a que, por ejemplo, en la primera mitad de 2016 el número de pasajeros de vuelos comerciales se redujera alrededor del 8 %.

"Cambiamos la red para crecer en Suramérica donde la economía de los países está para crecer más fuerte que la economía de Brasil. Esto ya es un cambio importante", indicó el vicepresidente de Gol.

Los cambios, sin embargo, no ha supuesto perder las señas que, según el ejecutivo, hacen fuerte a la compañía: "puntualidad", "seguridad", buena atención y los mejores servicios tecnológicos a disposición del cliente.

En 2015 Gol redujo su flota de 143 aviones a 120 para adaptarse a las nuevas condiciones al mercado, que imponían reducir la red aérea en Brasil para tener un "tamaño correcto", apuntó Bernardes, pero mirar con esperanza a otros países de la región.

A día de hoy, mantienen esa confianza y ven resultados especialmente positivos en Argentina, a la vez que han puesto el foco en atraer al "cliente corporativo", un público para el que ya se han colocado como líderes en el mercado brasileño gracias a la creación de una clase especial, a medio camino entre las tarifas económicas y las plazas business.

Para el futuro también ven clave la estrategia de alianzas con otras compañías, como KLM, Air France o Delta, que permiten a un cliente de Gol del interior de Brasil llegar hasta Nueva York, a la vez que la aerolínea se mantiene en los terrenos en los que es competitiva.

Otra cosa que no cambiará mucho es la flota. Si bien planean incorporar avances por dentro, como conexiones a internet ultrarápidas, todos los aviones de Gol seguirán siendo exclusivamente Boeing 737, algo que les permite reducir costes de mantenimiento y de entrenamiento de los pilotos.

"Además, el avión 737-700 y 800 de Boeing es un aparato con una confiabilidad operativa muy alta y garantiza una operación exitosa. Somos la línea aérea líder en puntualidad en Brasil", añadió Bernardes.

"Nosotros empezamos la operación de Gol en 2001, con seis aviones, y hoy tenemos una flota de 120. Empezamos con siete mercados y hoy operamos para más de 60 destinos... Con certeza nosotros fuimos responsables de una creación de mercado en Brasil, en Suramérica, que no existía para el mercado de turismo", destacó.

Si las aerolíneas trabajan en conjunto con los Gobiernos de cada país, Bernardes prevé que en un futuro los suramericanos tomarán más vuelos y no solo debido la mejora del poder adquisitivo de los ciudadanos.

El vicepresidente de Gol apunta a implantar la "idea en el cliente de la región de que es posible tomar un vuelo en el interior de Argentina y llegar en el interior de Brasil". Es decir, a crear cultura de volar en Suramérica.

"Esto no es tan complicado como algún cliente pueda imaginar. Ese es un papel que tiene muy fuerte la línea aérea junto con las autoridades de turismo de las regiones", opinó.

Lo que sí está fuera de duda es un futuro en el que la aviación no juegue un papel fundamental para "acercar personas" y fomentar el desarrollo económico y los vínculos entre los pueblos de Suramérica.

"No imagino un mundo sin aviación, sería un mundo mucho más triste de lo que es hoy", concluyó Bernardes.