22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
martes 27 de junio de 2017, 01:00

Gobierno espera entregar 35.000 viviendas

El Gobierno de Horacio Cartes pretende culminar y entregar unas 35.000 viviendas sociales a familias de escasos recursos antes del cambio de mandato, en agosto del 2018.

Así lo anunció ayer la titular de la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat), Soledad Núñez, tras reunirse con autoridades de Hacienda y especialistas del Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU Hábitat).

La secretaria de Estado señaló que en la actualidad, más de 20.000 viviendas ya fueron entregadas, mientras que otras 7.000 se encuentran en plena ejecución.

Resaltó que la proyección para este año es terminar con una cartera de 30.000 casas en fase de culminación, ya que la construcción de unas 3.000 viviendas más estaría iniciándose entre julio y agosto.

“Para agosto del 2018 vamos a estar manejando una cartera de cerca de 40.000 viviendas. Como no vamos a terminar el año 2018 en su totalidad, lo que dejaríamos son 35.000 culminadas y las otras 5.000 en ejecución que estarían para que las culmine el nuevo gobierno”, expresó la ministra Núñez.

Mejoras urbanas. Con respecto a la visita de los expertos de ONU Hábitat, la secretaria de Estado mencionó que esta organización brindará una cooperación técnica para el desarrollo de la nueva agenda urbana.

Explicó que la asistencia consistirá en diseñar una planificación de las ciudades para que puedan captar la migración urbana y buscar mecanismos de financiamiento para la implementación de los proyectos.

Indicó que en una primera etapa analizarán si es más conveniente el fortalecimiento de los planes en las zonas conurbanas (como Asunción y su área metropolitana, o Ciudad del Este y alrededores) o el desarrollo de las ciudades intermedias (como Santaní, Santa Rosa del Aguaray, entre otras), lugares que deberán estar preparados en cuanto a infraestructura, servicios y empleo para la migración de las personas que viven en zonas rurales.

Resaltó que la ventaja de nuestro país es que por su baja tasa de urbanización, las instituciones pueden aprender de las experiencias extranjeras.