4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 22 de noviembre de 2016, 12:20

Geraldine Chaplin visita el museo dedicado a la vida y legado de su padre

Corsier-sur-Vevey (Suiza), 22 nov (EFE).- La actriz Geraldine Chaplin ha vuelto a Suiza para visitar por primera vez el museo Charlie Chaplin, dedicado a su padre, y allí reencontrarse con su niñez y reflexionar sobre su trayectoria en el cine.

"Entrar aquí ha sido como regresar a mi casa, como si el tiempo no hubiese pasado. Estos sillones son los mismos, mi padre se sentaba aquí y mi madre allá", dijo Chaplin durante una entrevista con Efe.

Ubicado a orillas del lago Léman, en la casa del pequeño pueblo suizo en el que Chaplin (1889-1977) vivió los últimos años de su vida, el museo alberga más de 30 personajes de cera, que ilustran el mundo de Charles Chaplin y que va desde su tercera y última esposa Oona O'Neill -madre de Géraldine- a políticos que se cruzaron en su vida como Winston Churchill o artistas como Buster Keaton o Paulette Godard, entre otros

Desde el pasado abril y después de dieciséis años de trabajos, esa mansión es un sorprendente museo que exhibe la vida personal, el trabajo y el legado de Charlie Chaplin.

Géraldine, de 72 años y que estuvo casada con el cineasta español Carlos Saura de 1967 a 1979, reflexiona sobre el mundo del cine, y señala que "cuando era joven militaba y pensaba que el cine podía cambiar el mundo, pero ahora veo las cosas muy mal, aunque si una película cambia la actitud de una sola persona ya es fabuloso".

Con papeles protagonistas en películas como "Doctor Zhivago" (1965), "Peppermint Frappé (1967) o "Mamá cumple cien años" (1979), la actriz que habitualmente vive entre Estados Unidos y Europa se entusiasma al recorrer por primera vez en muchos años la residencia en la que pasó parte de su infancia y juventud.

"Pienso que a mi padre le gustaría. No sé si aprobaría los muñecos de cera porque él era puro movimiento, pero todo está perfectamente hecho y los trozos de película -proyectados en pantallas colocadas a lo largo del recorrido- que se han elegido son los mejores", asegura.

Geraldine Chaplin, sorprendida, comenta que los árboles que había visto en esporádicas visitas invadir el elegante salón -debido a que la casa permaneció deshabitada durante varios años- han desaparecido y el mismo mobiliario que decoraba la vida diaria de la familia Chaplin ha vuelto como nuevo a su lugar.

"En cuestión de años la naturaleza lo había invadido todo. En el salón habían crecido árboles, la cancha de tenis se había convertido en un bosque, el techo estaba roto. Yo vi los trabajos de renovación, pero nunca creí en esto del museo por todo el tiempo que tardaba", recuerda.

Charles Chaplin decidió exiliarse en Suiza en 1952, víctima de las acusaciones del Comité de Actividades Antiamericanas de Estados Unidos que pidió su deportación por relacionarle con el comunismo.

La actriz, que interpreta a la directora del colegio del filme hispano-estadounidense dirigido por José Antonio Bayona "Un monstruo viene a verme" (2016), considera que los intentos actuales de estigmatizar y de imponer pensamientos únicos son incluso peores que en ese entonces.

"Las cosas son peores ahora porque los problemas son globales. No se puede ir a otro país y mirar a Estados Unidos diciendo simplemente que los estadounidenses tienen lo que se merecen porque lo que pasa allí nos concierne a todos", opina durante esta visita a su antiguo hogar.

Confiesa que, cuando el hoy presidente electo de EE.UU., Donald Trump, venció en las presidenciales del pasado 8 de noviembre, no sólo perdió una apuesta, sino que la sacudió el miedo.

"En mi juventud yo sabía más fácilmente quiénes eran los buenos y quienes los malos, ahora todo es caos", dijo.

De sus gustos cinematográficos y de las solicitaciones cada vez más frecuentes que recibe para actuar como jurado en festivales de cine, Geraldine Chaplin afirma que le sigue costando juzgar o calificar el trabajo de otros, pero reconoce que "adora" esos eventos porque le gusta ver y hacer, "lo que otros describirían como cine marginal".

Con más de un centenar de filmes y algunas producciones para la televisión en su carrera, la actriz señala que en esta etapa sus preferencias se inclinan claramente por el cine latinoamericano, donde está convencida de que abunda el talento: "He visto tantas películas impresionantes de latinoamericanos y creo que allí se encuentra ahora el embrión de todo".

Sobre directores, Chaplin expresa su admiración hacia los españoles Agustí Vila, a quien califica de "genio", y Carlos Marque-Marcet, de quien dice que "tiene un talento impresionante y pienso que es el mejor director con el que he trabajado en años".

Geraldine, que ha heredado la energía desbordante de su padre, afirma que en 2017 participará en al menos cuatro películas que ya tiene comprometidas, una estadounidense, una española, una argentina y una dominicana.

Isabel Saco