25 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
lunes 21 de noviembre de 2016, 01:00

Gasto salarial financiado con tributos se elevaría bruscamente en el 2017

De aprobarse la decisión de Diputados, de elevar 12% los salarios estatales, los servicios personales financiados con impuestos crecerán 4,1%, muy por encima del 0,8% proyectado por el Ejecutivo.

Si la Cámara de Senadores acepta la decisión de la Cámara de Diputados de elevar 12% el salario de los docentes y personal de blanco, el crecimiento del gasto salarial financiado con impuestos pasará del 0,8% proyectado por el Poder Ejecutivo al 4,1%.

En otras palabras, mientras que este año se destinarán a salarios G. 78,5 de cada G. 100 recaudados en impuestos; el proyecto del Ejecutivo contemplaba destinar G. 72,6 de cada G. 100 recaudados a salarios; pero si se aprueba la propuesta de Diputados, el gasto salarial financiado con el dinero aportado por los contribuyentes se elevará a G. 74,9 de cada G. 100.

Desde la aprobación de la Ley de Responsabilidad Fiscal, se logró contener el crecimiento del gasto salarial de los estatales, con el objetivo de contar con más recursos para financiar obras o gastos sociales.

Así, en el ejercicio fiscal 2014, el gasto salarial creció 5,9% en relación con el año 2013; mientras que el gasto salarial de este año crecerá 4,1% con respecto al ejercicio fiscal 2015.

IMPACTO. De acuerdo con las primeras estimaciones, el costo del aumento salarial para docentes de la educación inicial, escolar básica, media, supervisores y directores, así como para médicos, odontólogos, químicos, bioquímicos, fisioterapeutas y enfermeras, asciende a G. 490.000 millones (USD 84,9 millones), aproximadamente.

Con esto, lo destinado de impuestos a servicios personales para el próximo año pasaría de G. 15,1 billones (USD 2.630,1 millones) a G. 15,6 billones (USD 2.715 millones).

A esto hay que sumar que este incremento viola la Ley de Responsabilidad Fiscal, la cual señala en uno de sus artículos que el aumento a los estatales deberá ser hasta la misma proporción otorgada a los empleados del sector privado. Si el Congreso aprueba la propuesta del Ejecutivo, el salario mínimo se incrementará 7,2%.

Además, si el Senado ratifica este incremento, se pondrían en peligro programas sociales como Tekoporã (cuyo costo total es de USD 63,1 millones); alimentación escolar a través del Ministerio de Educación (que tiene un costo de USD 16,2 millones); el programa de construcción de viviendas para personas de escasos recursos (que asciende a USD 63,3 millones), entre otros.

Ello, atendiendo a que lo destinado a servicios personales es un gasto rígido (no puede dejar de pagarse), mientras que los gastos sociales (compra de medicamentos, asistencia a familias en situación de pobreza, entre otros), pueden dejar de ejecutarse.

DUPLICA. Otro problema que deberá enfrentar el Ministerio de Hacienda es el impacto del posible ajuste salarial del 12% a docentes y médicos en el año 2018, atendiendo que el próximo año solo regirá a partir de julio.

Una estimación inicial con base en lo aprobado por Diputados prevé que mientras en el próximo año el costo del incremento salarial a docentes y médicos ascendería a G. 319.000 millones (USD 55,2 millones), para el año 2018 esta cifra se elevaría a G. 638.000 millones (USD 110,5 millones).

Esta estimación no incluye la suba del 7,2% para militares, policías y personal administrativo que percibe salario mínimo.

El proyecto de Presupuesto 2017, presentado por el Ejecutivo, asciende a G. 69,1 billones (USD 11.986 millones), pero la Cámara de Diputados elevó el gasto a G. 69,7 billones (USD 12.090 millones).