17 de agosto
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Lunes
Despejado
13°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 8 de julio de 2017, 01:00

Ganaderos, sojeros y narcos quieren más tierras

Ya tienen muchas, pero todavía quieren más. Y miran alrededor y pobres de las comunidades indígenas cercanas.

Los ganaderos, poco a poco van enviado sus ganados. Los sojeros intensifican sus fumigaciones para que huyan los pueblos indígenas. Y los narcos hacen lo que saben hacer: Amenazan y cumplen sus amenazas.

Resultado: Los indígenas tienen que huir a otro lado que, por cierto ese “otro lado” no existe, o alquilan sus tierras y pronto ven como talan esos bosques para sembrar pastura, soja o marihuana.

¿El Gobierno? ¡Hace como que mira a otro lado! O se frota las manos satisfecho. Algunos miembros del Gobierno también son dueños de esos cultivos.

Bueno, por si no lo sabe, lea por favor estos artículos de la Constitución. “Los pueblos indígenas tienen derecho a la propiedad comunitaria de la tierra, en cantidad y extensión suficiente, para la conservación y desarrollo, de sus formas peculiares de vida.

El Estado les proveerá gratuitamente de estas tierras, las cuales serán inembargables, indivisibles, intransferibles, imprescriptibles, no susceptibles de garantizar obligaciones contractuales, ni ser arrendadas. Así mismo estarán exentas de tributos.

Se prohíbe la remoción o traslado de su hábitat sin el expreso consentimiento de los mismos”.

Repetimos: Cada vez el Estado y los ganaderos, sojeros y narcos cumplen menos nuestra Constitución. Y, en el caso de los indígenas, últimamente más que nunca, se les atropella con entera impunidad.

Acabo con palabras de mi maestro en estos temas indígenas, el P. Bartomeu Meliá: “Los guaraníes están ciertamente amenazados; las sociedades que hasta ellos han llegado en tiempos de la colonia y después de las independencias nacionales del siglo XIX, han pensado que “ellos” o “nosotros” y no han cesado en negarles los territorios que necesitan para continuar siendo lo que son.

La historia colonial no es sino la historia de la destrucción de la nación guaraní.