2 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 27 de octubre de 2016, 09:28

Gamboa: Los artistas buscan construir una Colombia mejor pero el país se resiste

Bogotá, 27 oct (EFE).- Los artistas colombianos intentan construir un país mejor por medio de propuestas y denuncias, pero la nación se resiste a cambiar, según dijo el escritor Santiago Gamboa en una entrevista con Efe.

"La cultura es muy importante para acompañar un proceso de paz como el que está viviendo Colombia, pero al mismo tiempo la cultura no decide las cosas porque si fuera así, este país estaría pacificado hace mucho tiempo", aseguró Gamboa.

Para el literato, los artistas, entre los que incluye a todos aquellos que hacen cine, teatro y libros, han "intentado modificar esa especie de estado permanente de violencia en el que vive la sociedad" colombiana, pero señaló que el país cambia muy poco.

Manifestó además creer que no tienen la obligación de involucrarse en los grandes cambios, pero destacó que él sí lo hace porque tiene una formación "francesa" en la que le inculcaron que los intelectuales deben tomar partido sobre los temas que se debaten a la sociedad.

"El intelectual debe participar con mucha responsabilidad con respecto a la sociedad que lo escucha, porque la sociedad, a pesar de que el mundo de la cultura es minoritario, escucha, le da esa plataforma y pues como lo escucha hay que tener gran responsabilidad", aseveró Gamboa, que acaba de publicar "Volver al oscuro valle" (editorial Penguin Random House).

Por otra parte, el escritor destacó que la cultura jugó un papel fundamental desde que el país le dio un espaldarazo al proceso de paz al reelegir al presidente Juan Manuel Santos en 2014.

"La cultura jugó un papel fundamental (...) hasta el plebiscito y sin embargo, nos estrellamos la cara contra un muro, no podemos dar un parte de victoria sino todo lo contrario, la literatura, los escritores siempre, supongo yo, estarán acompañando estos procesos con sus opiniones, con sus reflexiones", explicó.

El pasado 2 de octubre, los colombianos rechazaron en un plebiscito el acuerdo de paz firmado por el Gobierno y la guerrilla de las FARC para poner fin a un conflicto armado de más de medio siglo.

Sobre esta situación, el escritor expresó su tristeza porque hace poco más de año y medio regresó a Colombia, luego de vivir por más de 30 años en el exterior, con la expectativa de vivir "todo lo relacionado" con el proceso de paz.

Gamboa, quien ha vivido en Madrid, París, Roma y Nueva Delhi, y viajado por más de 70 países en los últimos 30 años, se instaló con su familia en Cali a comienzos del año pasado.

"Esa fue mi gran ilusión, así como ahora es mi gran desilusión", manifestó el autor de libros como "Páginas de vuelta", "Perder es cuestión de método" y "Necrópolis", entre otras obras.

A pesar de eso, resaltó que en Colombia hay "una fuerza" que busca que el país sea un país más democrático y haya más oportunidades para todas las personas sin importar su estrato socioeconómico, raza y orientación sexual.

"He encontrado que la sociedad colombiana ha cambiado mucho, se ha modernizado y hay una serie de debates que cuando yo me fui eran impensables, por ejemplo todo lo que tiene que ver con los LGBTI, con facilitar el acceso de personas a oportunidades de gente que viene de la periferia social y económica", agregó.

No obstante, reiteró que Colombia sigue siendo un país muy desigual en el que hay otra fuerza que quiere que el Estado siga siendo "patriarcal y clasista".

"Hay quienes quieren que Colombia siga siendo un país en donde las oportunidades y los recursos sean para solo una parte de la población y el resto sea una especie de extras de la película", apostilló.

De igual manera, Gamboa indicó que este momento, en el que la intensidad del conflicto armado ha disminuido, le ha permitido a la sociedad de su país darse cuenta de que el problema está en las personas que se tratan con "muchísimo odio" y violencia verbal cuando no se ponen de acuerdo.

"El problema en el fondo estaba en nosotros. Si la guerrilla, el Ejército y el Gobierno se pusieron de acuerdo y nosotros no, el problema somos nosotros no ellos", concluyó.

Jorge Gil Ángel