5 de diciembre
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 28 de junio de 2016, 03:05

Fukushima sufre un corte de electricidad que afecta a varias operaciones

Tokio, 28 jun (EFE).- La central nuclear de Fukushima ha sufrido hoy un corte múltiple de corriente que afecta a varias operaciones, aunque todas se han seguido desarrollando con normalidad gracias a sistemas auxiliares, explicó a Efe una portavoz de la compañía operadora.

La avería se registró hoy de madrugada y afectó a algunas de las máquinas de refrigeración del muro helado subterráneo que los operarios están estableciendo alrededor de los reactores 1 a 4.

Este muro tiene como objetivo evitar los vertidos contaminantes al mar aislando el subsuelo alrededor de los cuatro reactores afectados por el terremoto y tsunami de 2011 para evitar así que penetre en ellos el flujo de los acuíferos naturales.

Estas aguas subterráneas se mezclan en los sótanos con el refrigerante radiactivo y se filtran después al océano Pacífico.

Una portavoz de Tokyo Electric Power (TEPCO) afirmó que la mayoría de las máquinas refrigerantes no han resultado dañadas, por lo que el sistema para levantar la barrera helada funciona de momento con normalidad.

El corte eléctrico también afectó a un sistema para retirar el cesio -un isótopo radiactivo- del agua que se emplea como refrigerante en los reactores, aunque la central dispone de otras varias instalaciones para descontaminar líquido de este tipo.

La avería no perjudicó al sistema de refrigeración básico de los reactores nucleares, el más importante de la planta, ya que evita que las unidades se sobrecalienten y emitan residuos radiactivos a la atmósfera.

Los técnicos de TEPCO continúan trabajando para dar con el origen de la avería, aunque por el momento no han conseguido repararla, aseguró la empresa.

El accidente de Fukushima se considera el peor desde el de Chernóbil (Ucrania) en 1986.

Las fugas y vertidos resultantes aún impiden que miles de personas que vivían junto a la central puedan regresar a sus casas, y han damnificado gravemente a los a la agricultura, la pesca y la ganadería local.